La rubia no aguantó las agresiones sufridas en los últimos días y se manifestó ante las cámaras. Su descargo. 


Wanda Nara no toleró las agresiones sufridas en los últimos días y este domingo por la noche rompió en llanto durante la emisión de “Tiki Taka”, el programa de la televisión italiana donde oficia como panelista de fútbol, al referirse al coflicto que ella y Mauro Icardi mantienen con el Inter de Milán. 

Luego de que a la rubia le apedrearan el auto, ella contó: “Eran las ocho de la mañana, estaba acompañando a uno de mis hijos a uno de sus partidos, y pasó lo que saben. No tenía interés en que se filtrara, pero interpuse una denuncia y ya se supo todo. Cuando ocurrió estaba en shock, ni podía conducir, Mauro dormía, llamé a la directiva del Inter y me ayudaron mucho”.

Sobre la pérdida de la capitanía del Inter que sufrio Icardi la semana pasada, Wanda aseguró que “a Mauro, con el brazalete, le han sacado una pierna”. Y acto seguido, continuó su descargo en defensa de su marido: “Él siente la camiseta del Inter con orgullo, nunca pensó en el dinero, todo el mundo sabe lo que gana y si le interesaba eso habría podido tomar decisiones distintas. Ser capitán era su orgullo, no era fácil tras (Javier) Zanetti e hizo todo lo posible para honrar ese papel. Nunca me habría esperado que eso pudiera ocurrir, estoy siempre en contacto con la directiva del club. Fue una sorpresa: lo supe a través de Twitter”.

REUTERS/Daniele Mascolo

ANSA / MATTEO BAZZI

Mientras Wanda daba su versión de los hechos, la producción del programa se comunicó con Beppe Marotta, consejero delegado del club italiano, quien transmitió un mensaje de tranquilidad para Wanda y Mauro. “Nosotros queremos apagar esta polémica, devolverle serenidad a todos, en primer lugar, a Wanda y Mauro. Sacarle un brazalete no fue un castigo, si somos una familia a veces los padres tienen que tomar decisiones duras para que los hijos crezcan. Le explicamos la decisión personalmente a Mauro, he visto a Wanda llorando y eso lo siento. Lo que hicimos fue por el bien de Mauro, del club y de los hinchas. Os invito a aceptar nuestra decisión con serenidad, era justo tomarla por unos motivos que nosotros conocemos y que no es justo comentar públicamente. Con Wanda tengo un compromiso: presentarle una propuesta de renovación y lo haremos muy pronto, sin duda, luego tranquilamente podrán decidir si aceptarla o no”.

En cuanto al presente inmediato de icardi en el neroazzurro, este fin de semana observó a sus compañeros desde uno de los palcos del estadio Giuseppe Meazza al no haber sido convocado por segundo partido consecutivo y, tanto él como su esposa, fueron hostigados por el público interista.






Comentarios