Sólo en los primeros nueve meses del año, el índice de precios internos al por mayor (IPIM) registró un alza del 66,1%.


Los precios al por mayor en la economía argentina se dispararon un 16% mensual en septiembre y acumularon un alza del 74% en los últimos doce meses, lo que le sumará presión extra a la inflación minorista de este mes, de noviembre y diciembre.

Sólo en los primeros nueve meses del año, el índice de precios internos al por mayor (IPIM) registró un alza del 66,1%.

Así lo informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), después de revelar ayer que la inflación minorista del noveno mes del año fue del 6,5%, con un crecimiento del 40,5% en los últimos doce meses.

Estos indicadores demuestran los efectos de la devaluación del peso en una economía que se encuentra casi totalmente indexada por el precio del dólar, que en los últimos doce meses subió un 138%.

Es lo que en la jerga de los economistas se denomina como “pass through”, es decir, el impacto que tiene en los precios una suba del tipo del cambio, en este caso el dólar que es la moneda de referencia en la Argentina.

El precio de los productos transables, aquellos que se comercian en el exterior y que se importan o se exportan, está fijado al dólar. No obstante, existen otros precios que sea por un efecto directo o indirecto también reaccionan al movimiento del precio del billete estadounidense.

El aumento de los precios mayoristas en septiembre se explicó como consecuencia de la suba de 15,3% en los “Productos nacionales” y de 24,2% en los “Productos importados”, dijo el organismo de estadística que conduce Jorge Todesca.

Los datos para este informe oficial se obtienen de la encuesta sobre precios al por mayor, que permite observar, por un lado, la evolución de los precios de los productos destinados al mercado interno y por el otro, las variaciones en los valores de los bienes que componen la oferta nacional total, es decir, sin diferenciar si su destino es el mercado interno o externo.

El Indec también precisó que, el nivel general del índice de precios internos básicos al por mayor (IPIB) mostró un alza de 16,6% en septiembre. Y agregó que el nivel general del índice de precios básicos del productor (IPP) registró un incremento de 16,2% en el mismo período.

Una tarea de vértigo Analizar el detalle del informe oficial puede generar vértigo. En septiembre, los precios de las máquinas y aparatos eléctricos saltaron 20,4%; los vehículos automotores, carrocerías y repuestos se encarecieron un 23,3%.

Y los productos primarios subieron 18,1%: los agropecuarios avanzaron 9,9%; los pesqueros se encarecieron un 28,3% en un mes; y el petróleo crudo y gas, un 24,5%; mientras que productos minerales no metalíferos, un 12,4%.

Alimentos y bebidas ajustaron sus precios al alza un 10%; textiles, 19,3%; prendas de materiales textiles, 7,9%; cuero, artículos de marroquinería y calzado, 8,9%; madera y productos de madera excepto muebles, 15,6%; papel, 10,9%; entre otros.

Ni hablar si la observación se realiza sobre la comparación anual. El nivel general de precios mayoristas avanzó 74%. El despiece indica que los productos nacionales escalaron 71% y los importados, 113,1%.

Los productos primarios se encarecieron 94,4%: los agropecuarios, 52%; los pesqueros, 105,6%; el petróleo crudo y gas, 145,5%; los minerales no metalíferos, 44,4%. A su vez, los manufacturados saltaron 63,7%; y, por ejemplo, la energía eléctrica, 85%.






Comentarios