La diputada presiona al Presidente e impulsará un juicio político al ministro de Justicia, Germán Garavano.


Según informó diario Clarín, se produjo un nuevo quiebre entre la diputada Elisa Carrió y Cambiemos: la funcionaria aseguró a ese medio que “perdió la confianza” y sabe que “un sector del Gobierno sostiene y opera para garantizarle la impunidad a Cristina Kirchner para que no le quiten los fueros y vaya presa”. Y agrega: “Yo sé quiénes y cómo trabajaron desde el poder para que Carlos Menem termine absuelto por el caso Armas. Es un escándalo”.

El periodista Nicolás Wiñazki, autor de la nota, explica que, en parte, el profundo conflicto se generó ante el anuncio de Carrió de impulsar un pedido de juicio político en el Congreso, en contra del ministro de Justicia, Germán Garavano, luego de sus declaraciones en una radio donde dejó en claro que está en contra de la detención de la senadora, Cristina Fernández de Kirchner.

La diputada Elisa Carrió.

Pero en las últimas horas, Wiñazki suma una nueva causa al quiebre en la relación: otro motivo de su “enojo con sectores del Gobierno, son otras consecuencias internas que para ella son producto del a investigación de los ‘cuadernos K”. Según explica en su nota, se refiere al despido de sus cargos a funcionarios de la AFIP, quienes según una investigación de diario Perfil, habían denunciado la corrupción K, y “algunos de ellos podrían complicar en el ámbito procesal a una ex empresa de la familia Macri, la constructora IECSA, y en particular a su último dueño el primo hermano del Presidente, Ángelo Calcaterra”.

“¿Para qué luchamos por la verdad y arriesgamos la vida? Nos da asco moral y nos aleja de estos personeros del Gobierno y la Justicia”, se queja Carrió con el periodista. Y para finalizar, le asegura que también le hará juicio político a los camaristas que absolvieron a Menem.




Comentarios