El "Mellizo" salió en defensa de su hermano Gustavo, quien mantuvo un picante ida y vuelta con Mano Menezes al finalizar el partido. 


Un clima sumamente hostil se vivió en torno a la revancha entre Cruzeiro y Boca por los cuartos de final de la Copa Libertadores y, al término del partido, Gustavo Barros Schelotto y Mano Menezes protagonizaron una fuerte discusión al costado del campo de juego. 

“¿No tienen vergüenza de haber clasificado así?”, le reclamó el DT brasileño al hermano de Guillermo luego de que el “Xeneize” consiga el boleto a semifinales del torneo continental. Claro que el menos famoso de los mellizos no se quedó callado y, antes de retirarse a los vestuarios, le contestó sin reparos. 

Ya en la conferencia de prensa post partido, Guillermo fue consultado por este cruce entre su ayudante de campo y su colega del equipo local, a lo que él respondió con altura y sin despeinarse. 

Guillermo Barros Schelotto le contestó al DT del Cruzeiro.

“Me imagino que Menezes estaría enojado. Nos defendimos, pero no tanto como Cruzeiro en Buenos Aires. Y cuando Cruzeiro se metió más atrás que nosotros, en Buenos Aires, le hicimos dos goles y le ganamos bien. El técnico de Boca supo ganar el partido. El de Cruzeiro no supo ganar el partido“, retrucó el “Mellizo”, viejo conocedor de batallas coperas. 

Desde que asumió como entrenador de Boca en 2016, Guillermo alcanzó su segunda semifinal de Libertadores y, en esta oportunidad, seguramente tenga que dejar de lado algunas preferencias tácticas para ir en busca del ansiado título. 

Otras declaraciones destacadas de Guillermo Barros Schelotto

“Salió el partido que pensábamos, con un equipo que intentó defenderse desde el juego y no desde el pelotazo”.

“Un par de veces podríamos haber manejado mejor la pelota, tuvimos un momento de imprecisión. Pero al final, en el segundo tiempo, se mejoró. La entrada de Gago, Ramón (Ábila) y Cardona nos dio juego. Con ellos buscamos tener la pelota. Estábamos bien parados defensivamente y nos costaba llegar”.

“Después del gol ellos tuvieron muy pocas situaciones. Logramos en los 90 minutos que Cruzeiro no juegue. Que juegue al pelotazo o al centro, y ahí sabíamos que la diferencia la íbamos a marcar nosotros”.

“Va a ser una semifinal durísima; con Palmeiras ya jugamos y nos conocemos bien”.

“Mañana (por este viernes) vamos a definir la situación del arquero (por la llegada del boliviano Carlos Lampe). Confío en (Agustín) Rossi, pero no queremos acelerar los procesos de un juvenil en esta instancia difícil de Copa Libertadores”.

“Lo que nos dolió fue la derrota con River, lo de la Copa Argentina (en referencia a la eliminación a manos de Gimnasia), no”.




Comentarios