De esta manera, todos los ciudadanos serán donantes de órganos a menos que declaren expresamente su negativa.


La Cámara de Diputados sancionó este miércoles por unanimidad el proyecto de “ley Justina”, que marca un antes y un después en la donación de órganos en la Argentina.

A partir de esta ley -sólo falta que el Ejecutivo la reglamente- todas las personas son donantes de órganos, salvo que hubieran expresado su voluntad contraria.

Hay unas 10.500 personas en la Argentina que esperan por un trasplante, se destacó durante el debate. Y sólo donan hasta ahora, 13 personas por cada millón de habitantes.

La “ley Justina” es conocida así por el caso de Justina Lo Cane, la niña de 12 años que murió en noviembre de 2017 a la espera de un trasplante de corazón y que conmovió a todo el país.

La media sanción en el Senado se había conseguido el 30 de mayo pasado, por absoluta mayoría. 





Comentarios