En el primer encuentro se proyectó El secreto de sus ojos, ganadora del Óscar como mejor película de habla no inglesa.


El jueves 24 de mayo por la tarde se realizó en Beijing, China, la inauguración del ciclo de cine “homenaje a Ricardo Darín” como parte de una serie de actos para conmemorar el Día Nacional de Argentina el 25 de Mayo.

La proyección tuvo lugar en el Instituto Cervantes de la capital China y para la ocasión se proyectó El Secreto de sus Ojos, del director Juan José Campanella, la segunda película argentina en ganar un Óscar luego de La historia oficial.

Al evento, organizado en conjunto por el Instituto Cervantes y la Embajada Argentina en China, asistieron funcionarios diplomáticos, críticos de cine, periodistas chinos e internacionales, y representantes de la Asociación de argentinos en China, entre otros.

“Presentar un ciclo de Ricardo Darín es para mí un gran gusto personal. Lo acompañé en Los Ángeles cuando ganó el Óscar por esta película”, mencionó el embajador argentino Diego Guelar previo al comienzo de la proyección.

Con respecto a El secreto de sus ojos, el embajador señaló que la película aborda “una época que razonablemente violentaría muchas sensibilidades si se tratara en la dimensión trágica que tuvo, pero el tratamiento no solo fue muy respetuoso, sino que supo mezclar la tragedia con el sentido del humor”, haciendo referencia a la última dictadura militar argentina ocurrida entre 1976 y 1983, momento histórico en el que se sitúa el filme. 

Durante la proyección en Beijing, la sala del instituto Cervantes estuvo llena y tanto chinos como argentinos disfrutaron de la película. Las escenas graciosas generaron risas unánimes entre los espectadores, mientras que los momentos trágicos sumieron al público en un sentido silencio.

El ciclo de cine –que concluirá el próximo 24 de junio– ofrecerá también la proyección de filmes como Kamchatka, Luna de Avellaneda, Un cuento chino y Nueve reinas. Las películas cuentan con subtítulos en chino e inglés y serán proyectadas todas en la sede del Instituto Cervantes de Beijing.




Comentarios