La Justicia imputó al organizador de una fiesta clandestina que se llevó a cabo este lunes en los pasillos del Fuerte Apache, donde hubo unas 300 personas. Las imágenes del evento se viralizaron en las redes sociales y ahora las autoridades iniciaron una causa por violación de las medidas de distanciamiento social.

Según fuentes policiales, la fiesta fue "este lunes a partir de las 2" frente al monoblock 8 del complejo habitacional de Ciudadela.

En las imágenes, se puede ver a una multitud consumiendo alcohol, sin tapabocas ni respetando el distanciamiento social para evitar el contagio de coronavirus.

A partir de la investigación que comenzó la Justicia, pudieron determinar la identidad del organizador del evento, que fue identificado como Alan Gorosito.

Al presunto organizador se le labraron actuaciones por haber infringido los artículos 205 y el 239 del Código Penal, lo que implica penas de hasta dos años y uno de prisión respectivamente por violar las medidas para impedir la propagación de la pandemia.