El canciller Felipe Solá se refirió a la situación institucional de Bolivia, donde el domingo asumió el nuevo presidente Luis Arce, y apuntó contra un organismo de Derechos Humanos.

"Lo que ocurrió en Bolivia no hubiese sido posible sin la anuencia de la OEA. Su función es denunciar golpes, no patrocinarlos", dijo el ministro de Relaciones Exteriores argentino.

"Trabajaremos en esta nueva etapa política del continente para recuperar la unidad perdida, con la voluntad de una integración fuerte y responsable", escribió en Twitter Solá.

La Organización de Estados Americanos fue la institución que denunció que las elecciones en las que había ganado Evo Morales no habían sido transparentes, situación que terminó desencadenando la renuncia del exmandatario, a fines de 2019.

Solá participó junto al presidente Alberto Fernández de la ceremonia de asunción de Arce, el domingo, en La Paz. Luego, acompañaron a Evo Morales en La Quiaca, Jujuy, en el cruce de la frontera para su regreso oficial a Bolivia.

Sobre Estados Unidos

Con respecto al presidente electo de Estados Unidos, Joseph Biden, el canciller argentino sostuvo que pretende "tener la mejor relación posible" con su administración.

"Tanto el Presidente como la Cancillería y otros ministros hicimos tuits felicitando a Joe Biden por su victoria. No hubo contacto personal todavía, pero la victoria está plenamente reconocida", dijo en FM Metro.