El Gobierno chileno publicó el viernes y con fecha del 23 de agosto en el Diario Oficial de ese país un decreto presidencial que pretende proyectar la plataforma continental de Chile al este del meridiano 67º 16´ 0, lo cual –para la Argentina- “claramente no condice con el Tratado de Paz y Amistad celebrado entre ambos países en 1984”.

//Mirá también: Conflicto con Chile: el Gobierno ve una jugada de Piñera para mejorar su popularidad antes de irse

Tras esa polémica inicial, de acuerdo a las observaciones del diario de Clarín y fuentes diplomáticas chilenas y argentinas, el decreto de Sebastián Piñera está acompañado por un mapa de ese país en el que el presidente oficializó también los límites de la zona de Hielos Continentales/Campos de Hielo Sur, que Argentina no reconoce y que están en realidad pendientes de demarcación.

El mapa del territorio chileno que oficializó el decreto de Sebastián Piñera del 23 de agosto pasado. (Fuente: Diario Oficial de Chile)(Fuente: Diario Oficial de Chile)

Ambos países le dicen de manera diferente: Hielos Continentales en Argentina y Campo de Hielo Sur en Chile.

Según consignó Clarín, los entonces presidentes Carlos Menem y Eduardo Frei Montalba firmaron en 1998 un acuerdo por el que se comprometieron en la ultima de la veintena de conflictos limítrofes abiertos entre los dos países a lo siguiente: “Las Partes encomiendan a la Comisión Mixta de Límites Chile-Argentina la realización del levantamiento a fin de confeccionar conjuntamente la carta a escala 1:50.000.” y que, “Dicho levantamiento cartográfico en la mencionada escala constituirá un requisito imprescindible para llevar a cabo la demarcación en el terreno.

//Mirá también: Conflicto diplomático: Cancillería acusó a Chile de intentar apropiarse de parte de la plataforma continental

No obstante los países nunca lograron trazar los limites. Ambos paises consideran que poseen alrededor de unos mil kilómetros más de Hielos, depende si se lo ve desde Chile o desde Argentina.

El mapa del último decreto de Piñera elimina el recuadro tradicional que indicaba que se trata de una zona que es materia de negociación, y da por sentado sus propios limites de la zona.