El ex presidente Mauricio Macri volvió a pronunciarse públicamente este viernes para plantear cuáles son las condiciones de Juntos por el Cambio para sumarse a la construcción de un gran acuerdo político, tal como lo reclamó la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

"Cuesta entender las motivaciones de la carta de la vicepresidenta dirigida al presidente y las versiones que sostuvieron que hubo acercamientos con gente de mi entorno. Quiero negar rotundamente esa información y cualquier acercamiento", dijo Macri a través de un mensaje que difundió por su cuenta de Twitter.

Así, el ex mandatario no sólo planteó sus dudas sobre la carta pública que difundió días atrás Kirchner sino que negó que existan contactos entre el gobierno y la oposición para avanzar en la búsqueda de consensos.

Sin embargo, Macri ratificó que tanto él como sus socios de la coalición opositora JxC tienen vocación de diálogo. Pero inmediatamente después, repasó cuáles son las condiciones con las que están dispuestos a dejar atrás las diferencias.

"Ratifico la voluntad de JxC y mía de sentarnos con otras fuerzas en una mesa pública de diálogo que siga las siguientes condiciones: la Constitución Nacional sobre la mesa, dar de baja el embate a la Justicia, al procurador, a la Corte y a la propiedad privada", detalló.

Al respecto, agregó que en el espacio opositor “siempre vamos a estar dispuestos al diálogo para defender las libertades y el respeto a la ley”. “Buscamos la construcción de una agenda de desarrollo, que promueva la generación de empleo y de la producción, abiertos al mundo de una manera inteligente”, completó.

De esta manera, Macri se pronunció sobre la convocatoria que hizo Cristina Kirchner en la víspera del 27 de octubre, cuando se conmemoró el primer aniversario de la victoria electoral del Frente de Todos y 10 años del fallecimiento del ex presidente Néstor Kirchner.

Macri salió plantear las condiciones de JxC para sumarse al gran pacto político que reclamó Cristina Kirchner.

En su texto, la vicepresidenta consideró que “la Argentina es ese extraño lugar en donde mueren todas las teorías” y manifestó que, por eso, “el problema de la economía bimonetaria que es, sin dudas, el más grave que tiene nuestro país, es de imposible solución sin un acuerdo que abarque al conjunto de los sectores políticos, económicos, mediáticos y sociales de la República Argentina”.

“Nos guste o no nos guste, esa es la realidad y con ella se puede hacer cualquier cosa menos ignorarla”, sentenció. A partir de esa misiva, comenzaron a circular rumores que indicaban que desde el Gobierno iniciaron gestiones para acercarse a los referentes de la oposición, aunque ahora Macri se ocupó de negar los trascendidos.