Cristina Fernández de Kirchner retomó la centralidad política con una carta publicada un día antes de cumplirse el décimo aniversario de la muerte de su esposo, Néstor Kirchner. Los distintos sectores del oficialismo y buena parte de la oposición reaccionaron al escrito con interpretaciones variadas y contradictorias.

Un funcionario del Senado nacional le dijo a Vía País que lo sustancial de la carta es la llamada "Tercera certeza". Allí se alude a la necesidad de que el país vaya hacia "un acuerdo de todos los sectores" para solucionar los problemas de fondo. No está claro en qué consistiría el "acuerdo" propuesto por la vicepresidenta, ni cómo podría concretarse una eventual convocatoria. Al menos esto comentaban este miércoles en Juntos por el Cambio.

El gobierno nacional, por ahora, no movió ninguna pieza para medir el terreno de cara a abrir negociaciones con la oposición. "No, hasta ahora nadie se comunicó con nosotros", respondió a Vía País Mario Negri, jefe del interbloque de diputados de Cambiemos.

También dijo: “Los acuerdos primero se construyen, luego se anuncian. ¿Estamos dispuestos a trazar una raya para un acuerdo? Porque si nos lleva más tiempo hablar del pasado, vamos mal. El gobierno tiene que ordenar sus prioridades, normalizar la institucionalidad y decidir si empieza por el barro o por buscar puntos de acuerdo”, concluyó Negri.

El también diputado y titular de la UCR, Alfredo Cornejo le dijo al periodista Luis Novaresio no saber "cuán sincera" era la vicepresidenta "porque ella no es una persona de diálogo". No obstante, rescata "el párrafo sobre que se requiere un acuerdo para una gobernabilidad económica".

"La Argentina para salir de sus crisis recurrentes debe plantearse un horizonte de crecimiento de 2 a 3 por ciento por varios años; no veo otra opción que gobierno y oposición se pongan de acuerdo sobre los fundamentos económicos. ¿Se puede con Cristina? Me genera muchísimas dudas", dijo Cornejo. "No vamos a ser nosotros los que nos neguemos a una convocatoria de este tipo", aclaró.

Mario Negri Diputados Foto Federico Lopez Claro - FTP CLARIN

Los puentes no están rotos. No hace mucho, el oficialismo mantuvo encuentros con los también radicales Enrique Nosiglia y Martín Lousteau, para acercar posiciones sobre algunos temas políticos. El teléfono con Horacio Rodríguez Larreta también está abierto con el ministerio del Interior y la Jefatura de Gabinete.

En el oficialismo cayó bien la decisión de la Coalición Cívica de pedirle a sus socios de Juntos por el Cambio en el Senado, que presten los votos necesarios para alcanzar los dos tercios y votar al juez Daniel Rafecas como Procurador.

Miguel Angel Pichetto marcó una diferencia dentro de Juntos por el Cambio: "El documento de la vicepresidenta fue importante porque marca, por ejemplo, que el problema de la economía bimonetaria, el tema del dólar, no tiene solución si no hay un gran acuerdo atrás; el mensaje es una cuota de preocupación", evaluó el referente peronista de JxC.

En la carta del lunes pasado Cristina, en la Tercera certeza, afirma que “el problema de la economía bimonetaria que es, sin dudas, el más grave que tiene nuestro país, es de imposible solución sin un acuerdo que abarque al conjunto de los sectores políticos, económicos, mediáticos y sociales de la República Argentina”. Reconoce que hasta los tres gobiernos kirchneristas en algún momento se toparon con el “problema de la economía bimonetaria”, problema que "no es de izquierda ni de derecha; ni siquiera del centro”.

“Cristina no hizo más que volver sobre lo que dijo en la Rural, el año pasado, al presentar su libro (“Sinceramente”), cuando habló de la necesidad de impulsar un nuevo contrato social”, dicen en el kirchnerismo.

"Aquí la novedad poderosa es que Cristina convoca a los medios y a los empresarios, después de que lo criticaran en IDEA ", comentó a Vía País el diputado nacional peronista, Eduardo Valdés.

Este miércoles, Alberto Fernández habló en Luján, en una planta de la Compañía de Cervecerías Unidas (la empresa anunció una inversión de 4500 millones de pesos para duplicar la capacidad productiva). El final del discurso del presidente sonó alineado con la Tercera certeza de su vicepresidenta. Convocó a "trabajar juntos", al "Estado, los que invierten y los que trabajan". El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, en un seminario de la UBA dijo que el gobierno busca "un Acuerdo Económico y Social sea de toda la Argentina y no de un gobierno solamente".

Por la corresponsalía de Buenos Aires.