El programa del jueves de Masterchef Celebrity apeló a las emociones más hondas de los participantes. Cada uno recibió una foto de su infancia y fue invitado a cocinar desde los recuerdos de los platos de esa época dorada.

Todas las historias emocionaron mucho, y casi todos derramaron sus lágrimas, pero el relato del Turco García fue uno de los más crudos y emotivos.

El Turco García en Masterchef Celebrity (Twitter)

"Me hace recordar mucho a Fiorito, a Lugano", dijo cuando vio la foto de él cuando niño. "Vivía en una casa de chapa, no tenía baño. Tenía El Riachuelo al lado y, bueno, hacíamos en un pozo las cosas. Era muy pobre, pero tuve una infancia feliz. Y hoy el presente de estar acá, después de todo lo que pase y que ya saben, soy un agradecido de la vida", dijo.

"¿Crees que ese niño está feliz del adulto que sos hoy?", le preguntó Santiago del Moro, conductor del programa. "Yo creo que sí. Mirar para atrás es no querer progresar, pero si hay que mirar por el espejito retrovisor para no cometer los mismos errores", comentó después el Turco.

Como menú el exfutbolista hizo unas milanesas con salsa blanca y queso rallado, y contó que para él significaban un festejo. "Cuando comíamos milanesas era como que cumplía los años alguien. Mi mamá hacía una milanesa común, pero era un festejo", recordó.

Luego, frente al jurado, lanzó una desgarradora confesión sobre la pobreza en su infancia. "Si yo tengo que hacer un plato de chico, usábamos tres litros de agua, un caldo de gallina y cuatro fideos moñitos... uno para cada uno".

A la hora de la devolución, el jurado lo llenó de halagos e hizo algo que nunca había hecho antes. Al llegar al momento final, en que se enfrentaba con el Polaco, decidieron que ambos subirían al balcón, excepcionalmente.