Una británica de 33 años narró su desesperada búsqueda de empleo, que le está dejando secuelas psicológicas,


Tener una discapacidad física es algo que condiciona mucho la vida de las personas y complica enormemente la búsqueda de empleo. Eso es lo que le está pasando a Kellie Wilson, una británica que afirma que ha sido rechazada de más de 3.000 trabajos por ser sorda.

web

Wilson, de 33 años, lleva más de dos años y medio solicitando miles de puestos de trabajo de toda índole, desde limpiadora y lavaplatos hasta recogedora de basura y trabajadora de supermercado. Todo tipo de empleos que no impliquen hablar por teléfono, algo que no puede realizar por su discapacidad auditiva.

“Ha habido veces en las que he enviado mi CV y he recibido un correo electrónico de la empresa en el que me decían que estaban muy interesados y que querían hacer una entrevista telefónica. No puedo usar el teléfono porque no me permite leer los labios”, explicó a ITV News. “Les ofrecía otras formas de ponerse en contacto conmigo: correo electrónico, mensajería instantánea, Skype, cualquier otra cosa que no fuera el teléfono. Y, de repente, ya no me contestaban.”

Mujer denunció que la rechazaron en más de 3.000 trabajos por ser sorda

Esto está provocando en la joven un gran problema de autoestima. “Es extremadamente frustrante porque sé que puedo hacer el trabajo, y ellos se interesaron antes de que descubrieran que soy sorda. Es exasperante, realmente daña tu autoestima y tu confianza. Me duele y empiezo a pensar si soy una inútil”.

De hecho, a Wilson también le han diagnosticado depresión y ansiedad relacionada con su desempleo y le cuesta levantarse de la cama cada mañana.




Comentarios