Es uno de los científicos fundadores de la planta argentina de mAbxience, donde se producirá el reactivo a gran escala.


Lucas Filgueira Risso, bioquímico experto en biotecnología, está trabajando intensamente para empezar en octubre con la producción en Argentina y a gran escala del reactivo para la vacuna contra el SARS-CoV-2, el tipo de coronavirus causante de la enfermedad Covid-19 que está azotando al mundo desde fines del año pasado.

Filgueira Risso ha fundado junto a otros tres científicos (Analía Pesce, Mauricio Seigelchifer y Esteban Corley), la planta argentina de mAbxience, una compañía biotecnológica internacional especializada en la investigación, desarrollo y fabricación de anticuerpos monoclonales, parte del grupo farmacéutico Insud Pharma.

Los cuatro científicos fundadores del laboratorio mAbxience: Lucas Filgueira Risso, Analía Pesce, Mauricio Seigelchifer y Esteban Corley.

En una entrevista exclusiva con este medio, el bioquímico expresó su felicidad porque la planta ubicada en la localidad bonaerense de Garín haya sido elegido por el gigante farmacéutico sueco-británico AstraZeneca para producir la vacuna contra el Covid-19 desarrollada conjuntamente con Universidad de Oxford. Y contó los detalles acerca de cómo será el proceso.

¿Cuáles son las expectativas que tienen tras el anuncio de que fabricarán parte de la vacuna?

La verdad es que el anuncio fue bastante sorpresivo. Si bien nosotros estábamos trabajando para generar este acuerdo, no teníamos la certeza de que iba a salir. Pero fue emocionante recibir el anuncio. Nos generó un gran orgullo poder hacerlo en Argentina. También es una gran responsabilidad. Y es un honor trabajar con AstraZeneca, que es un laboratorio de primer nivel mundial. Tiene todos los condimentos para ser el proyecto perfecto. Hoy hablamos con toda la gente de la planta (de Garín) y están todos muy entusiasmados.

Lucas Filgueira Risso. (Foto: Clarín)

¿Cómo fue el proceso de selección? ¿Por qué AstraZeneca recurrió a ustedes?

Tuvo que ver con que AstraZeneca estaba buscando en toda América Latina capacidad para producir las 250 millones de dosis que necesitaba. Encontró en nuestra planta la capacidad suficiente para hacer el principio activo y en la planta del laboratorio Liomont, en México, para completar el proceso de estabilización, fraccionamiento y envasado.

Fue en principio una búsqueda por capacidad. No hay muchas plantas parecidas a la nuestra en la Argentina. Éramos un candidato bastante ideal. Pero luego entramos en contacto y ellos evaluaron nuestra forma de trabajar. Y llegaron a un resultado satisfactorio. Por eso pudimos cerrar el acuerdo.

¿Cuánto tiempo pasó entre el primer contacto y el acuerdo?

La verdad es que no lo tengo claro. Esto fue muy vertiginoso porque fueron entrando en la conversación distintos actores en distintos momentos. Pero sí puedo afirmar que las últimas dos semanas fueron muy vertiginosas. Y lo que terminó de disparar todo fue el entendimiento con la fundación Slim (N. de la R. aportará el financiamiento para la producción de entre 150 millones y 250 millones de dosis, las cuales serían enviadas a toda América Latina, excepto Brasil).

mAbxience, el laboratorio que producirá en el país la “sustancia activa” de vacuna contra la Universidad de Oxford. (Foto: Clarín)

Para explicárselo mejor al lector: ¿Qué parte de la vacuna van a hacer exactamente ustedes en la Argentina?

La producción de la vacuna tiene dos grandes partes. Lo que se va a hacer en Argentina es generar las partículas virales que van a conformar cada dosis de la vacuna. Y se entregan como en un granel. Nosotros generamos grandes cantidades de las partículas que se mandan a México, donde se dividen en dosis individuales.

¿Pero en qué consiste puntualmente el proceso biotecnológico?

Es un proceso biotecnológico que involucra un cultivo, una línea de células, en un tanque que se llama bioreactor. Y una vez que esas células crecieron, se inocula con un adenovirus de chimpancé modificado y se generan millones de partículas virales. Y esas partículas luego las purificamos en gran cantidad. Y eso es lo que formará cada dosis de la vacuna, que envasan en México.

¿Cuándo les llegará la transferencia de información y tecnología de Oxford?

La transferencia es a través del laboratorio Astra Zeneca. Ya estamos en contacto con ellos para entender el proceso y qué es lo que tenemos que comprar. Tenemos la gran ventaja de que la planta está lista para salir al ruedo. Estimamos que para fines de este año vamos a poder empezar a hacer los primeros lotes de escala. Y poco después, entre fines de este año y principios del año que viene, comenzar a hacer las producciones comerciales para enviar a México. Una vez que esté terminado el proceso allá, volverían las vacunas para la distribución en la Argentina.

(Foto: Clarín)

La gran pregunta que se hacen los ciudadanos es cuándo podremos vacunarnos. ¿Cree que para el verano estarán listas las dosis?

No quiero ser aventurado y decir que estará disponible la vacuna para su aplicación en el verano. Tengamos en cuenta que entre fines de diciembre y enero irán a México las primeras dosis a granel. A partir de que el proceso esté finalizado allí, Astra Zeneca se encargará de distribuirlas. Puede ser que las primeras dosis estén listas para fines de enero y principios de febrero. Pero quizás para una vacunación bien masiva habrá que esperar un poquito más, porque hay que terminar también todo el camino regulatorio.

El ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, dijo que tenía expectativa para la primera parte de 2021… A mí me pareció muy atinada la versión que dio el Presidente (Alberto Fernández) el miércoles, al decir que dentro del primer semestre vamos a poder todos vacunarnos. Eso es bastante realista. Tengamos en cuenta que los tiempos en la industria farmacéutica son bastante largos y esto es récord desde todo punto de vista. Hay que tener un poquito de paciencia. Si no es en febrero será en abril. Pero la vacuna estará disponible en el primer semestre.

(Foto: Clarín)

¿Tiene una estimación de cuándo empezará mAbxience con el cultivo?

Es fundamental esperar el resultado de la fase número 3. Todo esto lo estamos haciendo a riesgo. En octubre vamos a saber si finalmente la vacuna anduvo bien. Ahí se conocerán los resultados que van a decir si los pacientes pudieron hacer la seroconversión, es decir, si pudieron generar respuesta inmune, los anticuerpos contra la enfermedad infecciosa. Y después a esos pacientes se les hace un seguimiento durante un año para ver cuánto duran esos anticuerpos. Por eso, el dato crucial para empezar la producción estará en octubre. Pero ya habremos ganado todo este tiempo en adquirir los materiales.

¿En caso de que haya algún inconveniente con la vacuna en este plazo, la Fundación Slim se hará cargo de los costos?

Claro, el gran apoyo de la Fundación Slim es financiar esta etapa de incertidumbre.

¿Habrá algún tipo de articulación con el sector público?

La articulación vendrá cuando la vacuna esté disponible. AstraZeneca garantizó una distribución equitativa entre los países de América Latina y en función de las prioridades. Entonces, el gobierno de cada país le va a comprar a ese laboratorio las dosis necesarias en función de la población de riesgo primero y otros parámetros como anunció el ministro Ginés.

(Foto: Clarín)

¿Se van a dedicar cien por ciento a la producción de esta vacuna?

La planta de Garín queda dedicada a la producción de la vacuna contra el Covid-19. Y la planta que tenemos en Munro (Buenos Aires), que estaba bajando un poco su actividad, vuelve a reactivarse para la fabricación de monoclonales (anticuerpos) para darnos soporte a la plata de Garín.

¿Cuánta gente va a trabajar en este proyecto?

Somos unas 160 personas entre las dos plantas en Argentina. Y aproximadamente otras 150 personas en la planta que tenemos en León, que nos va a dar apoyo con la producción de los monoclonales.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.


En esta nota:

Coronavirus Salud


Comentarios