La finalista también habló del emprendimiento familiar: "No fue una pastelería, ni era la mano derecha de Osvaldo Gross".


La final de “Bake Off Argentina” (Telefé) tuvo a Samanta Casais como protagonista. A pesar de ganar la competencia, fue descalificada por incumplir con el reglamento, algo que fue debatido y denunciado por usuarios de las redes sociales durante semanas.

Luego del episodio final, en el que Damián se quedó con el primer premio, Samanta habló del maltrato que sufrió en las redes:.”Las redes sociales son muy crueles. Esto no fue llorar por perder el premio, sino llorar por todo el maltrato cibernético“, dijo en diálogo con “Cortá con Lozano” (Telefé).

Samanta en Bake off (Web)

“Cometí un error, fue una malinterpretación al completar un formulario. Siempre me gusta que las personas sean transparentes y honestas conmigo, y yo lo soy. No tengo nada que esconder. Por eso me pareció bien pararme frente al jurado y hablar“, expresó.

Sobre el trabajo que la llevó a ser descalificada, aclaró: “Tuvimos un emprendimiento familiar que duró un año. Vendíamos viandas, milanesas, empanadas, para poder sobrevivir. La plata la puso mi hermano y hacíamos cosas contables con mi prima”.

Bake Off. (Clarin)

“Algunas cosas dulces se vendían, todo para afrontar la situación económica del momento. Pero no fue una pastelería ni era la mano derecha de Osvaldo Gross“. Y explicó que el emprendimiento se fundió y tuvieron que vender las maquinarias.

Sobre su trabajo en el Café San Juan, explicó que cocinaba entradas y que no tenía nada que ver con la pastelería. “Nunca estudié, siempre fue mi pasión” dijo y agregó: “Esto no me va a impedir estudiar la carrera de pastelería y seguir adelante con mi pequeña cocinita“.

Entonces, Verónica Lozano le preguntó: “En algún momento te preguntaste ‘¿qué mierda hago acá?”. Y la finalista confesó: “Sí, dije ‘qué mierda hago acá'”.

Samanta Casais (Instagram)




Comentarios