El organismo compartió cifras con respecto al impacto del covid-19 en el país: este año se perderían entre 750.500 y 852.500 empleos.


La Organización de Naciones Unidas (ONU) presentó este martes un informe en el que alerta de una caída en la economía argentina de entre el 8,2% y el 10%, y un aumento en la tasa de pobreza, que podría superar el 40% a final de año, como parte de los efectos de la pandemia de coronavirus.

El informe “COVID-19 en Argentina: impacto socioeconómico y ambiental” destaca, en base a los datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que el Producto Interior Bruto (PIB) del país austral caería un 8,2 % en 2020 “si la pandemia se controla”, y hasta un 10 % “en caso de que se registre un segundo brote de coronavirus en el país”.

Las actividades más afectadas serán aquellas vinculadas a servicios no esenciales y al comercio exterior, donde se espera para julio una caída del 27%, acompañada de un descenso en el precio de los productos primarios, de los cuales Argentina es gran exportador, en torno al 20%.

Pobreza

En cuanto a la pobreza, la tasa general podía superar al 40% a final de año (el segundo semestre de 2019 cerró con un 35,6 %, según los datos oficiales), con especial impacto en la pobreza infantil, que podría llegar al 58,6 por ciento.

La pobreza extrema podría llegar al 16,3 % hacia el final de 2020. En términos de volúmenes de población, implicaría que entre 2019 y 2020 la cantidad de niñas, niños y adolescentes pobres pasaría de 7 millones a 7,76 millones y la pobreza extrema, de 1,8 a 2,1 millones”, destaca el comunicado.

La Villa 31. (REUTERS)

Esta situación se agrava en los barrios vulnerables, en los que “la incidencia de la pobreza en 2020 alcanzará a 9 de cada 10 niños y niñas”.

El aumento de la pobreza está relacionado con un descenso de los ingresos en los hogares, principalmente en los vulnerables que viven de la actividad informal, y esto se debe a la imposibilidad de salir a trabajar (56 %), la suspensión temporal (18 %), la disminución en el nivel de ventas, pedidos o clientes (15 %), la reducción de horas trabajadas (12 %) y la reducción de salario (8%),

“Ante la disminución de ingresos, algunos hogares (39 %) han tenido que dejar de pagar algún servicio, principalmente luz, gas, teléfono, celular o internet. Estos valores ascienden al 45 % en el caso los hogares de menores ingresos. Además, un 5 % de los hogares tuvo que reducir el consumo de medicamentos, valor que asciende al 7,5 % en los hogares ubicados en villas y asentamientos”, agrega el informe en base a datos de Unicef.

Caída del empleo

Según las cifras de la Organización Internacional de Trabajo (OIT), se perderían entre 750.500 y 852.500 empleos en Argentina en 2020, “que ya acusaba una situación de debilidad antes de esta emergencia sanitaria”, con una crisis económica que lleva dos años.

La crisis del empleo en la Argentina. (EFE)

El dato más reciente sobre la desocupación registra que en el cuarto trimestre de 2019 alrededor de 1,2 millones de personas buscaban activamente trabajo, una tasa de desempleo del 8,9 %.

“Si bien ya se registraba una tendencia descendiente a lo largo de 2019 y comienzos de 2020, destaca particularmente la disminución observada en el número total de cotizantes a partir del comienzo de la crisis”, subraya el estudio, que destaca que en abril el numero de cotizantes al sistema previsional cayó un 21,5 %.

El 66 % del empleo de los sectores de alta vulnerabilidad corresponde a trabajadores por cuenta propia o Pymes, mientras que estas pequeñas y medianas empresas dan trabajo a “casi la mitad de asalariados del país”.

“Se va a intensificar más la disminución del trabajo asalariado en favor de otras categorías como autónomos o monotributistas”, destacó el director en el país de la OIT, Pedro Américo Furtado de Oliveira, durante la presentación del informe.




Comentarios