La medida de fuerza se debe a la falta de pago de salarios. Intendentes reclaman subsidios y un trato igualitario con el AMBA.


El transporte público de pasajeros en el interior del país se vio afectado por la cuarentena impuesta por la pandemia de coronavirus. Y debido a la falta de pago de salarios, en varias provincias rige un paro de colectivos que se extenderá al menos hasta el viernes.

En algunas provincias la huelga es histórica. Tal es el caso de Córdoba, donde los trabajadores del transporte interurbano de pasajeros de media distancia cumplen este jueves 46 días de paro y los colectivos urbanos llevan 21 días de inactividad.

Córdoba es una de las provincias más afectadas por el paro de colectivos.

La situación es similar en Rosario y Santa Fe, donde llevan dos semanas de huelga. Entre ambas ciudades ya se perdieron $800 millones de pesos por ingresos tarifarios desde el inicio de la cuarentena.

Paraná (Entre Ríos), Bariloche (Río Negro), Oberá (Misiones) y algunas ciudades bonaerenses también se vieron afectadas. De hecho en Bahía Blanca, el intendente, Héctor Gay, aseguró que la situación del transporte público es “terminal”.

Diferente es el panorama de Tucumán y Catamarca, donde este jueves se levantó la medida de fuerza tras confirmarse el pago de los salarios de los choferes de colectivos.

Subsidios y trato igualitario con el AMBA

En el interior reclaman un trato igualitario con el AMBA. Este miércoles, los intendentes de las ciudades de Rosario, Santa Fe, Paraná, Córdoba y San Carlos de Bariloche elaboraron una nota dirigida a los legisladores nacionales de las cuatro provincias a las que pertenecen para que gestionen recursos nacionales para los sistemas de transporte locales.

La carta, realizada tras una videoconferencia entre los cinco intendentes, destaca las “asimetrías históricas” en materia de subsidios al transporte urbano de pasajeros entre los distritos del interior del país y “las jurisdicciones nacionales”.

“Actualmente, las ciudades del interior con y sin (tarjeta) SUBE no cuentan con subsidios nacionales vigentes que permitan posibilitar la prestación de este servicio público, considerando también que la SUBE es un subsidio a la demanda pero que resulta ineficiente en esta situación particular que se requiere asistir a la oferta de prestación”, señala el texto.

Asimismo, recuerda que la situación del “transporte del interior del país previo al aislamiento ya resultaba compleja debido al recorte de los subsidios nacionales del año 2019, las sucesivas devaluaciones e incrementos en los precios de los principales insumos”.

Además, los intendentes señalaron que “esta situación impactó fuertemente en muchas de las ciudades del interior, que se encuentran hoy sin transporte, debido al incumplimiento de las obligaciones laborales, ocasionadas por la falta de recursos”.

Es por esto que solicitaron “recursos extras” para paliar la crisis y plantearon a futuro “una reestructuración integral del sistema para que sea sostenible a lo largo del tiempo”.




Comentarios