El presidente, junto a Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof, habló desde Olivos sobre cómo continuará el aislamiento en esta nueva etapa.


Alberto Fernández, junto al gobernador bonaerense Axel Kicillof y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, anunciaron esta noche desde la Residencia de Olivos cómo continuará en la cuarentena, que será hasta el 7 de junio y con foco principalmente en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y los barrios vulnerables, donde hubo un pico de contagios en la última semana.

“Estamos aquí para seguir trabajando como lo hicimos todo este tiempo en encontrar una solución al problema de la pandemia”, comenzó el mandatario, y explicó que la cuarentena brindó buenos resultados “porque hemos logrado garantizar la atención sanitaria de cualquier argentino que la requiera“, explicó.

Del total de casos confirmados acumulados en el país, que este sábado llegaron a los 11.353 desde el inicio de la pandemia en marzo pasado, el 87,5% se concentraron en el Area Metropolitana Bonaerense en los últimos 14 días.

Con estos datos, el presidente destacó que la actividad económica se ha recuperado por encima del 80% en la mayoría de las provincias. “El dato que uno tal vez deba destacar es que ayer en 19 provincias no hubo ningún caso. Y en diez provincias hace una semana no hay caso. Eso demuestra que lo que hemos hecho ha servido de mucho”, explicó.

Ante el aumento de casos de COVID-19 en el AMBA, Fernández indicó que se restringirá la circulación en esta zona. “Vamos a volver al punto de origen, que es que solo pueden circular los trabajadores que presten servicios esenciales. Eso significa volver un poco atrás“, expresó.

“En el AMBA el virus está circulando por las calles. En lo posible manténganse en sus casas“, dijo y anunció que “se va a acotar el ingreso a la ciudad de Buenos Aires: van a caducar los permisos que tenían y deberán reinscribirse“, detalló. Es por ello que a partir del martes, para circular en el transporte público, va a ser necesario tramitar un nuevo permiso.

Sobre este tema, en su turno, Larreta, dijo que “la evolución de datos del contagio en la ciudad dio un salto muy grande, lo que implica un aumento significativo” y detalló que en las últimas dos semanas “se multiplicaron por cuatro”. “Se trabajará en fortalecer los controles en el transporte público, sólo para trabajadores de actividades esenciales” y “se reforzarán controles en 20 entradas entre la capital y el conurbano”, indicó.

Fernández aseguró que los testeos aumentarán en los próximos días -se empezarán a usar los test rápidos que anunció el país- y recalcó que a partir de ahora la estrategia será la de “abordar el problema allí donde está”.

El presidente enfatizó en que van a concentrar la atención en los “barrios populares”, y dijo que van a poner todo su “esfuerzo” en sus habitantes, a quienes pidió confianza.

“En Estados Unidos y en Europa no existen los barrios populares tal y como existen en América Latina”, indicó el mandatario al referirse a que en este punto de la pandemia no hay “antecedente” al que mirar para prepararse.

Alberto Fernández (Foto: Alejandro PAGNI / AFP)

Respecto a la vuelta de las clases, el jefe de Estado dijo que “el tema es muy complejo” y que “con eso no vamos a apurarnos, tenemos otra prioridad. Que un chico se reciba antes o después no le cambia la vida a nadie. Vayamos despacio”, pidió.

Además, el presidente fue contundente sobre la importancia de la cuarentena e instó a ciertos comunicadores sociales que “dejen de sembrar angustia“. “Me llama mucho la atención la idea de muchos medios de la angustia de la cuarentena. ¿Es angustiante salvarse? Angustiante es enfermarse; no salvarse. Angustiante es que el Estado te abandone; eso es angustiante, que el Estado no esté presente”, expresó el mandatario.

Por último, al ser consultado sobre la cuarentena en el país, que se convertirá en la más larga del mundo, contestó: “¿Qué me importa lo que dure la cuarentena? Va a durar lo que tenga que durar“, concluyó.




Comentarios