Les cancelaron los vuelos en la escala en esa ciudad cuando regresaban desde otras partes del mundo. A una pasajera la Policía la disuadió con una descarga eléctrica.


Unos 800 argentinos se encontraban varados este viernes en el Aeropuerto Internacional Antônio Carlos Jobim de Río de Janeiro, Brasil, en un estado de desesperación por no contar con medios para regresar a la Argentina.

Algunos viajeros llegaron desde Europa a la ciudad brasileña con pasajes en mano para realizar una escala allí, pero al arribar fueron informados que los vuelos de la empresa Gol habían sido cancelados.

Otros pasajeros, según dijeron a Vía País, estaban en distintas zonas del Brasil y también fueron trasladados a Río con la promesa de realizar allí la conexión necesaria para volar al aeropuerto de Ezeiza, pero esto también se canceló.

En medio de un estado de desesperación algunos pasajeros comenzaron a impacientarse y a reclamar a las autoridades de la empresa brasileña Gol Airlines y de la Agencia Nacional de Aviación Civil de Brasil que reprogramen los vuelos, pero no obtuvieron respuestas y se vivieron momentos de tensión.

Un agente de la Policía aeroportuaria brasileña que está a cargo de la seguridad en el aeropuerto con el rostro cubierto le aplico una descarga eléctrica a una pasajera argentina con una pistola Taser ante el insistente reclamo de la turista para obtener una respuesta, según relató a este medio uno de los varados allí.

La única respuesta que dieron desde la compañía y desde la Agencia de aviación brasileña apuntaba a que los vuelos habían sido cancelados porque la Argentina cerró su espacio aéreo para compañías que no sean Aerolíneas Argentinas.

Esto fue cambiando en las últimas horas dado que los consulados y las embajadas se desbordaron de reclamos para poder regresar a la Argentina. Y la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) sacó una Resolución para permitir a empresas privadas ingresar al país para repatriar argentinos.

EFE/ Antonio Lacerda

En las últimas 48 horas, el Gobierno nacional autorizó vía ANAC un total de 95 vuelos, 18 de ellos de Aerolíneas Argentinas y el resto de compañías internacionales para traer a los casi 30.000 argentinos varados en distintos países del mundo, principalmente en Estados Unidos y el territorio europeo.

Según informaron fuentes gubernamentales a este medio, se están sumando compañías extranjeras como Iberia, Latam, Air Europa, Emirates, Qatar, TAM, Luthansa, Air Belgium, Gol, Ethiopian Airlines y American Airlines, además de la low cost chilena JetSmart. Pero el proceso será extenso dado que las firmas primero deben cumplimentar una serie de pasos burocráticos para que sus aviones operar.




Comentarios