El presidente Alberto Fernández criticó el decreto que Mauricio Macri firmó en 2017 para agilizar la expulsión de extranjeros que delinquen en el país y advirtió que analizan dar marcha atrás con la iniciativa de la anterior gestión.

"Siempre estuve en contra, me parece que la condición es que haya una condena, no esta idea de castigar solo por la presunción. La Argentina ya tiene un régimen y cuando un extranjero es condenado es susceptible de la expulsión", dijo el mandatario en diálogo con TN durante su estadía en Israel para participar del homenaje a las víctimas del Holocausto.

Y agregó: "Lo que hizo Mauricio Macri fue autorizar expulsiones sin condena y esto es peligroso. No parece un buen camino".

Asimismo, Fernandez anticipó que "hablará" sobre este asunto con la ministra de Justicia, Marcela Losardo. Se trata un reclamo concreto de organismos de Derechos Humanos, organizaciones de la sociedad civil y colectivos de migrantes.

El decreto 70 de necesidad y urgencia firmado por Macri endureció los controles migratorios y contemplaba la expulsión de extranjeros que cometan un delito en territorio argentino.

Según Clarín, se produjeron 3.000 expulsiones entre 2016 y 2019, lo que marca un crecimiento del 100 por ciento un 100% con respecto al período 2011-2015.