La estrella del pop Ariana Grande visitó por sorpresa a sus jóvenes seguidores ingresados en un hospital tras el ataque del Manchester Arena.

Veintidos personas murieron y decenas más resultaron heridas en la explosión registrada la semana pasada tras el concierto de Grande en la ciudad inglesa. La mayoría de las víctimas son adolescentes.

En una imagen compartida en su cuenta de Instagram, la cantante aparece charlando con una seguidora durante su visita al Hospital Real Infantil de Manchester. El pie de foto de la instantánea era un icono con forma de corazón de color amarillo.