Se trata de un tratado con el EFTA, integrado por Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza.


El Gobierno nacional anunció este viernes que el Mercosur cerró un acuerdo de libre comercio con el EFTA, la asociación de país integrada por Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza con un PBI per cápita de 82.000 dólares al año.

El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, dijo que los acuerdos con EFTA y la Unión Europea abren “casi todo el mercado europeo” para las empresas argentinas.

Por ello, consideró el funcionario, estos tratados “son una gran oportunidad para aumentar las inversiones” en la Argentina.

EFTA y la UE constituyen la principal fuente de inversión extranjera en la Argentina, con un stock de 37.000 millones de dólares.

Las exportaciones de la Argentina al EFTA actualmente superan los 1.300 millones de dólares al año.

“En los últimos tres meses culminamos negociaciones fundamentales para integrar a la Argentina en el escenario internacional”, escribió Sica en su cuenta de la red social Twitter.

Y pidió “seguir trabajando juntos” para generar cada vez más oportunidades de exportación para todos los sectores productivos del país.

Horacio Reyser, secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería y jefe negociador de esta misión, anunció la firma del entendimiento.

“Felicito a los equipos negociadores de ambos bloques por el excelente trabajo realizado. ¿Por qué es tan importante este vínculo con EFTA? Son países con un PBI per cápita que supera los 82.000 dólares y que registran un patrón de consumo elevado, diverso y sofisticado”, dijo el funcionario.

Según precisó el diplomático, los países de EFTA son economías abiertas y desarrolladas con flujos comerciales mucho más altos de lo que cabría esperar de un mercado con reducida población: en 2018 importaron bienes y servicios por más de 530.000 millones de dólares y exportaron por más de 630.000 millones.

Reyser señaló que como en otras negociaciones en curso, los objetivos del Gobierno argentino fueron: abrir más mercados para las PyMEs industriales y agrícolas; integrar a las cadenas globales de valor; incrementar las exportaciones de servicios; atraer inversiones productivas.

Destacó también que Suiza y Noruega tienen “gran potencial” en materia de inversiones.

“Por ello nos concentramos también en generar condiciones para atraer IED (inversión extranjera directa) en sectores clave como minería, manufacturas y energía. Noruega cuenta con el mayor fondo inversor del mundo”, sostuvo el funcionario.

Por la Corresponsalía de Buenos Aires




Comentarios