El exjefe de la barra brava del 'Rojo' había involucrado a Hugo y Pablo Moyano. Será monitoreado con una tobillera electrónica.


Pablo “Bebote” Álvarez, exlíder de la barra brava de Independiente, fue beneficiado con prisión domiciliaria en la causa en la que está procesado por ser el presunto jefe de una asociación ilícita que hizo maniobras fraudulentas contra el club. Según informó Clarín, estará monitoreado con una tobillera electrónica.

Fue luego de que la jueza de Avellaneda, Brenda Madrid, aceptara su confesión como válida. En la declaración que “Bebote” hizo ante la Justicia el 18 de diciembre del año pasado, involucró a Pablo Moyano y a su padre Hugo -presidente del club- en la causa.

Álvarez dijo que el titular del Rojo “estaba al tanto de todo”. Según la causa, a través de una asociación ilícita se gestionaron, obtuvieron, imprimieron y revendieron entradas y “protocolos” de acceso a los partidos del equipo, “por fuera del ámbito societario” y “sin ingresar al patrimonio del Club los ingresos correspondientes”.

Álvarez aseguró además que cuando los sindicalistas asumieron la conducción tuvo una reunión con Pablo Moyano, en la que selló un acuerdo por el que jugadores y cuerpo técnico le darían a la barra $ 400 mil por campeonato y $ 30 mil por partido. Además, agregó que el dirigente llegó a entregarle una bolsa con $ 400 mil para que fueran al Mundial de Brasil.

En el mismo caso están acusados Damián Lagaronne, Roberto “El Polaco” Petrov, Noray Nakis y Héctor “Yoyo” Maldonado.





Comentarios