La senadora y precandidata a vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner volvió a viajar a Cuba para acompañar a su hija Florencia, que se encuentra realizando un tratamiento médico en la isla desde el mes de marzo.

La salud de Florencia es un motivo de gran preocupación para la exjefa de Estado. La joven fue diagnósticada con estrés postraumático, asociado a otros síntomas: síndrome purpúrico, polineuropatía sensitiva desmielinizante, amenorrea, bajo peso corporal y linfedema ligero de miembros inferiores.

Florencia Kirchner (Foto: web)

El Tribunal Oral Federal 2, que juzga a Cristina por supuesto direccionamiento de la obra pública vial en Santa Cruz, la había autorizado a viajar entre el 2 y el 10 julio. Su defensa aportó copias de los pasajes de ida y vuelta, e indicó el domicilio en el que se hospedará durante su estancia en Cuba.

La expresidenta viajó en la primera clase de un vuelo de la empresa Copa Airlines, en compañia de la hija de Florencia, su nieta Helena, y la niñera de la pequeña. Según le revelaron a Perfil algunos pasajeros, la niña le gritaba a Cristina: "¡¡Abuelita, abuelita!!".

Camilo Vaca Narvaja, padre de Helenita, viajará a Cuba para acompañarlas en los próximos días. "Florencia no está bien. Es un cuadro complejo que tiene un tratamiento y un acompañamiento psiquiátrico y psicológico", reveló el militante político en diálogo con Mauro Viale en radio AM 990.