El Partido Justicialista anticipó que podría votar en contra del acuerdo en el Congreso y Pichetto salió al cruce.


Apenas veinticuatro horas después del anuncio, el Tratado de Libre Comercio del Mercosur con la Unión Europea se convirtió en un tema central de la discusión electoral y abonó a la estrategia que comparten el macrismo y el kirchnerismo: la polarización.

Así es como un acuerdo que se desplegará por las próximas décadas ya ha comenzado a tener un tratamiento exprés al calor de la coyuntura proselitista y sin que se conozcan los detalles de lo firmado, con un horizonte que no excede octubre o, en caso de balotaje, noviembre.

El presidente del Partido Justicialista, José Luis Gioja, dijo ayer que hay dudas sobre el acuerdo porque el peronismo cree que afectará a sectores productivos, poniendo en jaque a pequeñas y medianas empresas argentinas y economías regionales.

José Luis Gioja dijo que se debatirá en el Congreso.

“El apuro es Macri acorralado por la crisis y la dirección europea liberal que se va y llegan los nacionalistas. No nos apuremos, lo debatiremos en el Congreso”, dijo el dirigente, primer candidato a diputado nacional por el Frente de Todos en San Juan.

Para el politólogo y analista Andrés Malamud, el Gobierno sabía que era ahora o, quizás, nunca. Es que la actual Comisión Europea termina su mandato en pocos meses, y la próxima será más nacionalista – y menos proacuerdo. Según dijo, la letra chica se negociará en los próximos meses para redactar el tratado definitivo. Por lo tanto, por ahora, el acuerdo carece de vinculación jurídica y “cualquier análisis substantivo es tarot”.

Jorge Taiana, excanciller del kirchenrismo, también cuestionó el entendimiento. “Se alcanzó un acuerdo que es buenísimo para Europa pero muy malo para nosotros. Van a destruir la industria automotriz argentina. Y afectarán las economías regionales”, dijo.

El PJ –columna partidaria del Frente de Todos- emitió un comunicado en el que aclaró que ese espacio podría votar en contra del TLC en el Congreso. Dijo que se trata de una negociación que se ha desarrollado “en el mayor de los hermetismos y opacidad”.

Para entrar en vigencia, el acuerdo Mercosur-UE deberá obtener la aprobación de los parlamentos Europeo, de cada uno de los 28 estados miembro europeos y de los cuatro países socios del bloque sudamericano. En total, 33 procesos legislativos. Es decir que al convenio, negociado durante dos décadas y cerrado ayer, aún le queda un largo camino por andar.

El tratado fue anunciado por Macri en el G20 en Osaka. (Foto:AFP/ARGENTINA’S PRESIDENCY)

Para el justicialismo, el Gobierno de Macri aceleró el “acuerdo político” del TLC “a cualquier precio, con el único objetivo de llegar a las elecciones con supuestos éxitos diplomáticos sin importarle los costos internos que en materia de trabajo y producción.

“Recordamos al gobierno de Macri que esta vez no podrá eludir la revisión parlamentaria de lo que firmó, y aseguramos al pueblo que revisaremos cuidadosamente los compromisos asumidos irresponsablemente por los funcionarios a espaldas de todos”, dijo el PJ en un comunicado.

Oficialismo

Al cruce del kirchnerismo salió el precandidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio, Miguel Angel Pichetto. Sostuvo que las críticas de la oposición solo demuestran su “carencia de visión” de largo plazo y disparó contra sus excompañeros.

Miguel Ángel Pichetto salió al cruce.

“Cuando uno analiza declaraciones como las de (Axel) Kicillof o las del propio Alberto Fernández se ve la carencia de visión de los sectores de la izquierda o populistas”, disparo el candidato oficialista.

Lo mandó a los kirchneristas a leer el mensaje que el presidente de Bolivia, Evo Morales, publicó en sus redes sociales para felicitar el acuerdo logrado en pos de “trabajar juntos en la complementariedad de nuestros pueblos”.

Morales se había desmarcado el viernes a última hora de las críticas que el TLC estaba recibiendo de quienes apoyan su gestión en la Argentina, el kirchenrismo. Saludó el anuncio y recordó que Bolivia está en proceso de adhesión plena al Mercosur.

Mauricio Macri, en una reunión bilateral en abril. (Foto:Presidencia de la Nación)

Pichetto remarcó que “la elección está totalmente polarizada” entre el oficialismo y el Frente de Todos, a la vez que afirmó que tiene “confianza de que la gente va a ratificar este rumbo, no va a volver atrás”.

María Eugenia Vidal, gobernadora de Buenos Aires, también consideró que el acuerdo comercial sellado en Bruselas, es “histórico” y significa “más crecimiento y empleo” para los bonaerenses, y felicitó al presidente Mauricio Macri.





Comentarios