El DT apeló a  su vida personal para bancar a sus jugadores, luego de perder una final por segunda vez consecutiva. 


Triste, pero sereno, Diego Maradona abandonó el estadio Alfonso Lastras este domingo tras la derrota de sus Dorados de Sinaloa ante el Atlético San Luis por la final del torneo Clausura 2019 del Ascenso MX (segunda división), del fútbol mexicano.

“Yo estuve al borde de la muerte, para mí esto… no pasa nada”, dijo Maradona al final del partido para aminorar el efecto de la derrota por 1-0 (2-1 global) en su persona.

Foto: Ulises Ruiz / AFP.

“Estoy triste por mis muchachos”, añadió, sin embargo, mientras caminaba rumbo al ómnibus de su equipo para emprender el viaje de regreso hacia Culiacán. 

En su trayecto lento y tranquilo, Diego atendió con amabilidad a un par de aficionados que le pidieron tomarse fotografías con él. “íEres grande, cabrón!”, le gritó una fanática mientras Diego ocupaba su asiento al frente del micro que salió del estadio casi al filo de la media noche escoltado por la policía.

Por segundo torneo consecutivo, Maradona y sus Dorados perdieron la final ante el Atlético San Luis que, con el bicampeonato, logró el ascenso directo a la Liga MX. 

Maradona asumió el mando de los Dorados en el torneo Apertura 2018. Su saldo es de 30 partidos de liga dirigidos, con 17 victorias, ocho empates y cinco derrotas.






Comentarios