"Yo quería que ella se recupere, quería verla disfrutar de su hijo".


Todo comienza con un llamado que recibe Julieta Diaz de una amiga, que estaba embarazada, diciéndole que tiene cáncer. “Fué un proceso de acompañamiento, al principio, hasta que nace Martincito”, contó Julieta.

El tratamiento para Naty, la amiga, comenzó una segunda etapa mas complicada y no podía atender a su bebé: “Yo sentía la necesidad de hacer algo, quería ayudar. Una noche pensando, estaba amamantando a mi hijo, le ofrezco a Naty la posibilidad de darle leche materna mia, en frasquitos, arrancamos así”, manifestó.

Cuando al bebé lo traen de nuevo a Miramar, sin su mamá, necesitaba cuidados de recién nacido, se hizo cargo su abuela y Julieta iba a visitarlo: “Le escribía a Naty todos los días para decirle que yo pasaba todas las tardes para verlo, quería que supiera que yo estaba“, afirmó.

Julieta y Martín
foto: julieta Díaz

Una tarde de las tantas que Julieta visitaba a Martín, sintió algo especial: ” Lo agarré y me lo puse en el regazo, él me buscaba, yo sabía que hacer, pero no me animaba. Los abuelos que estaban ahí me dijeron que le de la teta y lo hice, se prendió como si fuera mi hijo”, contó emocionada.

Julieta amamantando a Martín
foto: julieta Díaz

El reencuentro

Naty volvió al pueblo y se reencuentra primero con su hijo, luego de unos días tambien se ven con Julieta: “cuando llego y me abre la puerta, nos abrazamos fuerte, fue muy emocionante porque yo quería que ella se recupere, quería verla disfrutar de su bebé”, afirmó Julieta.

Es un sentimiento muy grande, porque Martín tiene una mamá más, yo confié en Julieta para que le diera ese lazo que le faltaba. Es una excelente persona, que a mi me ayudó mucho y me hizo salir adelante con mi enfermedad” comentó Naty Alanis, la mamá de Martincito.

Julieta amamantando junto a Naty
foto: julieta Díaz

Las dos amigas están unidas para siempre, por un acto de amor, por el instinto de madre y por sobre todo por Martincito que hoy vive feliz con su familia y recibe las visitas de su mamá del corazón.




Comentarios