En las últimas horas un reconocido vendedor de frutillas de la localidad de Viedma fue denunciado y citado a que no realice más esta acción debajo del puente Seco. Ante esto, Rodrigo, el comerciante solicitó hablar con el intendente de la localidad, Pedro Pesatti para arreglar su situación.

Resulta que desde que los inspectores de la Municipalidad de Viedma no lo dejaron comercializar más “las frutillas que come Messi”, (así es el eslogan que tiene el joven para vender sus frutas), el vendedor realiza changas menores, pero esto no le alcanza para vivir por lo que necesita de su otro trabajo.

Vendedor de frutillas en Puente Seco, Viedma.

Rodrigo, comentó en diálogo con NoticiasNet que quiere dialogar con el intendente Pedro Pesatti para buscar la manera de poder trabajar sin incumplir ninguna norma.

“Yo no quiero que me regalen nada, la situación no está fácil y ellos me quieren cobrar y no me alcanza. Ese día yo perdí como 8 mil pesos porque se me pudrieron las frutillas y eso no me lo devolvió nadie”, se lamentó el joven.

A su vez, agregó: “Yo quiero trabajar bien, como corresponde, no quiero ser millonario sino tener un sustento” enfatizó ni más ni menos. “Cuando hacía 40 grados de calor, yo estaba debajo del puente, de las 9 de la mañana y hasta las 9 de la noche parado con un cartel en la mano, para poder subsistir. Demostré que yo no soy ningún cómodo ni vivo de nadie, lo único que quiero es trabajar”, explicó el comerciante.