La voluntad de las personas para lograr sus objetivos es admirable. Tal es el caso de Karen Onieva, una mujer de Río Negro que todas las semanas cocina tortas fritas y canelones para poder pagar el audífono que necesita su hijo Alan, de seis años. El pequeño debe realizar un tratamiento previo para luego ser operado con un implante al través del cual recuperará la audición.

Para lograr el objetivo de que el pequeño sea operado, la madre buscó la manera de generar dinero y poder cumplir su deseo. No obstante, hasta el momento está en plena etapa desarrollo.

Desde Río Negro, comentaron que el tratamiento que debe realizar Alan, se basa en la estimulación del oído por medio del uso de un audífono, aunque el mismo es bastante costoso para la familia.

Sobre esto, la madre comentó: “El audífono cuesta unos $100 mil. Desde Salud Pública me dijeron que no tienen fondos para cubrirlo”, dijo preocupada.

Para ayudar a la situación y querer ver a su hijo feliz, agregó: “Quiero una mejor vida para mi hijo, que pueda escuchar, por eso vendo tortas fritas, empanadas y canelones para juntar el dinero”, expresó.

Afortunadamente, este sería el único gasto grande que deben realizar, ya que, según reveló, el implante está garantizado, “se encarga la organización de hipoacúsicos de Buenos Aires, pero no tenemos el audífono para realizar el tratamiento”.

Actualmente, Alan se maneja con el lenguaje de señas, lo cual enorgullece a su madre, pero ella quisiera que él pueda conocer la otra manera de escuchar. “Se re maneja con la lengua de señas y se lleva muy bien con sus hermanitos”, contó. “Cuanto antes pueda escuchar mejor, ahora que está en la escuela sería un gran cambio para él”, manifestó emocionada.

Finalmente, agregó que para todas las personas que quieran colaborar con la situación, se pueden comunicar al celular 2984 138821.