En las última horas se dio a conocer que efectivos encontraron el cuerpo de Juan Carlos Ferrandi, el peón de 66 años que estaba desaparecido desde el miércoles pasado. El hombre se trasladaba en su camioneta Toyota, de color gris, la cual fue hallada volcada en un camino vecinal de donde él trabajaba. Encontraron el cuerpo a 30 km de donde fue el accidente.

El hecho ocurrió entre la localidad rionegrina de Guardia Mitre y la comarca Viedma-Patagones, cuando un vecino denunció un accidente, ocurrido sobre la Ruta Provincial 256. Ante el hecho, efectivos buscaron a la persona que se trasladaba en el vehículo por cuatro días sin éxito alguno. No obstante, este lunes fue la diferencia, y finalmente hallaron a Ferrandi en un terreno lejano al lugar del vuelco.

No obstante, el caso no es tan simple como parece, sino que según la información brindada desde el Ministerio Público Fiscal, al dirigirse al lugar del accidente el día en el que sucedió, y al no encontrar a nadie en su interior, se dispuso un amplio operativo para tratar de dar con el paradero del hombre. Aunque no tardó mucho de resonar una segunda versión del hecho: un posible homicidio. Esta teoría tomó mayor fuerza cuando el cuerpo médico de la Policía detectó un traumatismo de cráneo lateral izquierdo y maxilar superior izquierdo.

Crimen en Río Negro: asesinaron a un hombre que levantó a un chico en la ruta

En base a esta segunda hipótesis, comenzaron con las investigaciones sobre lo ocurrido, y el personal llegó a la conclusión de que Sergio Gastón Carrizo es el principal sospechoso del caso. Se trata de un joven de 24 años con antecedentes judiciales, que no pudo justificar cómo había utilizado el teléfono de Ferrandi con una tarjeta SIM distinta a la original.

Las pruebas que llevan a pensar que Carrizo sería uno de los culpables, consta de que Ferrandi partió el miércoles por la mañana desde Guardia Mitre hacia Carmen de Patagones, y en un tramo del camino, se habría cruzado con Carrizo, quien se encontraba haciendo dedo en la ruta, en la misma dirección. Sin embargo, parece que algo no anduvo bien y el joven habría querido atacar al conductor, lo que terminó con Ferrandi sin conciencia.

La hipótesis del hecho agrega que el joven habría arrastrado el cuerpo del hombre unos diez metros luego de asesinarlo. Posteriormente, tras huir con la camioneta, perdió el control y volcó 30 kilómetros más adelante.

Otro dato que aun se mantiene en la vista, asegura que al ser encontrada la camioneta, también encontraron el perro de la víctima atado a una rueda.

Por su parte, Carrizo hasta el momento se encuentra detenido y este lunes por la tarde será indagado de manera remota por el fiscal de Homicidios de Bahía Blanca, Jorge Viego.