Una vez que se finalicen las obras, se cubrirá el servicio cloacal por los próximos 20 años.


Con el objetivo de no volcar residuos cloacales en el río Negro, las autoridades de Viedma anunciaron que en 2020 la capital rionegrina contará con “el sistema cloacal más grande y de mayor impacto en la provincia”.

Esta política hídrica es llevada adelante con fondos del Plan Castillo y se propone “sanear y preservar los recursos naturales“, según detallan desde el Gobierno provincial.

La obra ya está en marcha y busca mejora la calidad de vida de las familias locales y cubrirá el servicio cloacal por los próximos 20 años. Además, las autoridades señalaron que “se trasladará a 9 kilómetros de la localidad, mejorando e innovando el sistema de saneamiento, eliminando por completo el problema actual de malos olores y acompañando el futuro crecimiento de la ciudad”.

Hasta la fecha el avance de la obra es del 20% ubicadas en el predio del km 14,5 de la ruta provincial Nº1, 5.500 metros hacia adentro. Este martes, el predio fue recorrido por el gobernador Alberto Weretilneck y su vice, Pedro Pesatti. 

Es la obra más grande no sólo por su monto ($ 348.300.000) y envergadura, también por la importancia de lo que significa el saneamiento del río; la decisión del Gobernador de incluir todos los planes directores de cloacas dentro del Plan Castello, fue esencial porque se realizarán bajo la política del vuelco cero”, señaló el secretario de Obras e Infraestructura, Alejandro Echarren.

Río Negro cuenta con la mayor inversión en plantas cloacales con vuelco cero. Allí se trata “el agua de cloacas de una forma segura para convertirla en una fuente sostenible y asequible de agua y energía“. El agua se vuelve a aprovechar para el sistema de riego. 






Comentarios