Luego de casi cuatro meses de navegación buque rompehielos ARA Almirante Irízar concluyó este lunes la última etapa de la Campaña Antártica de Verano (CAV) 2020-2021, la misma se realizó bajo estrictos protocolos sanitarios y tenia como objetivo reabastecer las bases nacionales y apoyar las tareas científicas en el continente blanco.

El buque arribó este lunes al puerto de Ushuaia y según fuentes oficiales partirá este miércoles rumbo a Buenos Aires. En esta última etapa de la CAV, el Irízar reaprovisionó a las bases San Martín, Carlini y Orcadas.

Según informó la Armada en su cuenta de Twitter, en Orcadas el rompehielos arribó hace pocos días a la bahía Scotia, donde realizó el desembarco de Gas Oil Antártico, carga general, carga frigorizada y materiales de construcción, además de replegar residuos antárticos. En esas maniobras se utilizaron los helicópteros Sea King, pertenecientes a la Segunda Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros de la Armada Argentina y lanchas EDPV y botes MK6 y Puma.

En la segunda etapa de la CAV, el Irizar ya había navegado 35 días y recorrido 6.200 millas para reabastecer las bases Marambio, Esperanza, Orcadas, Belgrano II y la científica Carlini.

La CAV se encuentra bajo control operacional del Comando Conjunto Antártico, dependiente del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas y este año contó con la ayuda de Dirección Provincial de Puertos, la Secretaría de Malvinas, la Prefectura Naval Argentina y el Senasa, quienes en conjunto realizaron y fiscalizaron la gestión integral de los residuos generados en las bases argentinas, siguiendo pautas técnicas y ambientales.