"Espero que la agenda de Gustavo Melella empiece a incluir un espacio de diálogo y de discusión seria sobre el futuro de la provincia", manifestó la mandataria en sus redes sociales.


Tras la negativa del Gobernador electo fueguino, Gustavo Mellela, de reunirse con la actual Gobernadora Rosana Bertone, la Diputada Nacional electa disparó en redes sociales contra la respuesta de su par quien dijo no poder concretar una reunión “por cuestiones de agenda”.

“Hoy estaba invitado el gobernador electo Gustavo Melella a Casa de Gobierno para continuar en una transición ordenada, atender personalmente los reclamos que la fórmula electa y su equipo han expresado en los medios de comunicación, y solicitarle nos indique en qué podemos colaborar”. Comienza el comunicado de la mandataria difundido en sus redes sociales.

Rosana Bertone y Gustavo Melella

“Esta invitación fue una reiteración de la que le hice públicamente y la que le formuló el jefe de Gabinete Leonardo Gorbacz a Agustín Tita, el 12 de julio pasado”.

“Lamentablemente Gustavo Melella rechazó la invitación y eso nos deja sin la oportunidad de mejorar el proceso de transición y evitar pérdidas de tiempo frente a una situación social crítica por la caída del poder adquisitivo y la falta de empleo que afecta a todo el país, y de la que nuestra provincia no está ajena”, continua el escrito.

Y detalla: “En numerosas oportunidades y en momentos trascendentes para la provincia he invitado a todas las fuerzas políticas a tratar temas de Estado, como la defensa de la industria, de los recursos provinciales y de nuestra soberanía sobre las Islas Malvinas. Lamentablemente siempre tuvo problemas de agenda”.

“Me han tocado años difìciles y, con aciertos y errores, no me victimicé nunca, no perdí tiempo en hablar de herencias recibidas, y me he hecho cargo de tomar decisiones para lograr la paz social, generar empleo a través de la obra pública, y contener a los más perjudicados por las políticas económicas del actual gobierno nacional”.

Rosana Bertone tras conocer el resultado de las elecciones.

La prudencia es una virtud, que también se hace republicana. Ninguna diferencia puede postergar las prioridades de los fueguinos. Y agrega “Espero que la agenda de Gustavo Melella empiece a incluir un espacio de diálogo y de discusión seria sobre el futuro de la provincia con todos los actores, sin exclusiones”.

“El rol de opositor no es el mismo que el de gobierno. Gobernar es hacerse cargo. Las denuncias judiciales y mediáticas por sí solas no contribuyen a resolver los verdaderos problemas de los ciudadanos. El diálogo en la política es fundamental, y más aún lo será en esta nueva Argentina de Todos. Siempre hay que poner los intereses del pueblo por encima de las diferencias políticas, y por eso vuelvo a ponerme a disposición para cuando Gustavo Melella considere oportuno encontrarnos”. Finaliza el escrito.




Comentarios