María Becerra: “Soy bastante dramática, bastante masoquista”

La cantante argentina se encontró con Juliana Gattas de Miranda! y tuvieron una charla íntima en “Pogo o Nada”.

María Becerra en "Pogo o Nada"
María Becerra en "Pogo o Nada" Foto: Infobae

María Becerra y Juliana Gattas de Miranda! se encontraron en “Pogo o Nada”, el ciclo de charlas entre artistas de Infobae y compartieron un momento íntimo. Ambas cantantes hablaron sobre sus carreras profesionales y relaciones personales.

Durante la charla, María Becerra abrió su corazón cuando Juliana Gattas le consultó sobre sus relaciones sentimentales: “¿Hay algo del amor que te haya dolido demasiado?” preguntó la integrante de Miranda!

“Sí. A mí me duele cuando sentís que la gente es desagradecida. Cuando hay engaño, pero no una infidelidad o cosas así, sino cuando hay mentira” respondió la nena de Argentina.

María Becerra y Juliana Gattas
María Becerra y Juliana Gattas Foto: Infobae

“A mí me gusta tener buena onda con todo el mundo, manejo muy buena vibra” explicó la cantante que se prepara para lanzar su segundo álbum y agregó: “Me duele cuando siento que no es recíproco. Cuando decís: ¿Por qué hiciste esto tan oscuro? ¿Por qué estuvo en tu accionar la mentira?”

“Me gusta que la gente se maneje con honestidad. Me gusta la verdad aunque duela, siempre lo voy a preferir” finalizó María.

Cómo canaliza María Becerra el dolor a través de la música

Ante la pregunta de Juliana Gattas en Pogo o Nada, acerca de su forma de componer sobre rupturas amorosas y desde el dolor, María Becerra confesó: “Yo soy bastante dramática, bastante masoquista. Muy.”

Además, contó que se toma su tiempo para desahogarse. “Me pasa que si estoy triste, me doy mis 4, 5 días seguidos de estar llorando a full. Escribo, me encierro, escucho canciones tristes... me doy mis días de llorar mucho, haciendo el duelo” sentenció la autora de “Animal”.

Si bien, María admitió “sí tuve unos momentos muy, muy bajos” también aclaró: “Ahora me siento increíblemente bien, muy segura de mí misma” y confesó que antes “tenía el síndrome del impostor, cuando no te crees merecedor de lo que tenés, de lo que te pasa.” También contó que esto le pasó a raíz de que “vivía consumiendo opiniones ajenas en redes sociales y los hacía muy parte mía.”

Temas Relacionados