En la tarde del martes, tras una veloz persecución, efectivos de la Unidad de Investigaciones de Yerba Buena lograron capturar a un peligroso delincuente que se encontraba prófugo de la Justicia desde 2018, al ser sorprendido mientras se encontraba cargando combustible en una estación de servicios. En ese sentido, se trata de Diego Adolfo Barón, conocido como “Narizudo Diego”.

El ladrón de 45 años, cuenta con un frondoso prontuario por múltiples hechos de robos agravados en banda ocurridos en los últimos años, uno de ellos en la Sucursal del Banco Nación en Monteros. A su vez, el delincuente estuvo varias veces detenido y ya cuenta con una condena de la Justicia.

De esta forma, Barón, oriundo de El Manantial, fue sorprendido por la Policía ayer cuando se encontraba cargando combustible en una estación de servicios ubicada en la intersección de avenida Belgrano y calle Bulnes. El conocido delincuente conducía un automóvil marca VW Gol, en el que iba acompañado de otros tres hombres.

“Al notar la presencia policial salieron velozmente por calle Bulnes hacia el sur, lo que generó una persecución por distintas calles de la Capital, en muchas de ellas los sujetos circularon en contra mano poniendo en riesgo la seguridad pública”, explicó el jefe de la Unidad de Investigaciones de Yerba Buena, Lidoro Vizcarra, quien supervisó el procedimiento.

En la esquina de las avenidas Colón y Roca se les dio la voz de alto policía, y el sujeto que iba de acompañante sacó un arma de fuego, la remontó y apuntó en contra del móvil policial. Sin embargo, “antes de que realizara un disparo, el personal le efectuó un tiro para amedrentarlos que impactó en el sócalo del automóvil”, añadió Vizcarra.

Posteriormente, al llegar a calle Florida, entre avenida Colón y Baltazar Aguirre, los hombres descendieron del rodado. Dos lograron fugarse y otros dos intentaron ocultarse en una de las casas de esa cuadra pero fueron finalmente aprehendidos por atentado y resistencia a la autoridad.

Al tomar intervención la Unidad Fiscal y revisar las planillas de antecedentes, se detectó que uno de ellos, Barón, contaba con una orden de detención desde 2018 por lo que fue trasladado a la Comisaría de Tafí Viejo. En tanto, el otro, conocido como “Gordo”, de 24 años, fue puesto en libertad por disposición judicial y el automóvil quedó en calidad de secuestro para su investigación.