Los cortes de boletas hacen aflorar denuncias de traiciones entre dirigentes.


Una semana muy intensa en la provincia luego de los comicios del 9 de junio, donde fue reelecto el gobernador Juan Manzur. Hubo sorpresas: la excelente performance de la dupla Manzur-Osvaldo Jaldo, con el 50 por ciento de los votos; los buenos resultados de Ricardo Bussi y la catastrófica caída de José Alperovich, quien fue tras veces gobernador de la provincia. Pero, en este escenario, hay que mencionar que sólo tres encuestadores se acercaron al vaticinio del triunfo del mandatario: el consultor nacional Hugo Haimes; Analía de Franco, que publicó un sondeo en Clarin y el encuestador local Mario Nahuz. Hubo consultoras que hasta los últimos días dieron resultados muy alejados de los números que arrojaron los comicios.

Con los resultados en las manos, Manzur pudo volver a la mesa chica del peronismo nacional, participando de las reuniones del Partido Justicialista, especialmente en las que se resolvió la coalición con Sergio Massa. El mandatario no se olvida del acto que organizó en el Hipódromo de esta ciudad, del 17 de octubre del año pasado. Vinieron algunos de los que hoy son las figuras que están disputando las candidaturas para las elecciones de agosto y octubre. Miguel Pichetto y Sergio Massa, entre otros.

Manzur festejo por partida doble su triunfo del domingo. Primero, haber obtenido el cincuenta por ciento de los votos. En segundo lugar derrotar en forma contundente a su adversario político, José Alperovich, que le disputaba la jefatura del peronismo local.

Alperovich, (había finalizado su mandato en 2015), decidió enfrentarlo en diciembre del año pasado, dividendo en ese momento al justicialismo tucumano. El mandatario, junto a su compañero de fórmula, el actual vicegobernador Jaldo, no se amilanaron y decidieron el choque electoral. Terminaron con una amplia victoria , superando a Cambiemos, que se ubicó en segundo lugar, con la candidatura de Silvia Elías de Pérez; tercero, Fuerza Republicana, con Ricardo Argentino Bussi y cuarto, “Hacemos Tucumán” que llevaba a Alperovich.

Ricardo Bussi fue la sensación en estas elecciones. La cantidad de legisladores y concejales que obtuvo le otorga una cuota de poder, que no la había conseguida desde 2003.

La otra disputa que se observó en estos días, fue en la Junta Electoral, donde se vienen realizando los escrutinios definitivos para determinar con precisión quienes serán los legisladores y concejales en cada Sección electoral. Las peleas son mesa a mesa, luego que se resolvieron los resultados de las no contadas en el escrutinio provisorio.

El corte de boletas es otros de los temas de conversación entre los políticos locales. Los hubo en casi todos los candidatos a intendentes, legisladores o concejales.. Y lógicamente, la frase más escuchada en los últimos días:”hubo muchas traiciones”.






Comentarios