Perdió un ojo por un cáncer y decidió reemplazárselo por una linterna LED

El ingenioso invento del ingeniero, que reemplazó su ojo por una linterna LED.
El ingenioso invento del ingeniero, que reemplazó su ojo por una linterna LED. Foto: Instagram/bsmachinist

Un ingeniero inventó este inusual dispositivo años después de que le extirparan su ojo derecho por la enfermedad y compartió un video en TikTok que se hizo viral.

Un ingeniero del sur de California, Brian Stanley, sufrió un cáncer que le hizo perder su ojo derecho, pero ante esta mala situación, decidió reemplazárselo por una linterna LED simulando un ojo “cyborg”.

El norteamericano publicó un video en redes sociales mostrando su invento, el cual es capaz de iluminar por completo una habitación totalmente a oscuras. A su vez, explica que tiene una autonomía de uso de 20 horas y la forma de apagarse es acercando su mano a su rostro.

El inusual invento le proporciona un aspecto robótico a Stanley, a la vez que sorprende por su ojo cibernético.

“Perdí mi ojo por un cáncer, así que hice esto y convertí mi cabeza en una linterna”, explica el ingeniero en el video, que ya obtuvo más de 8 millones de reproducciones en TikTok.

La enfermedad que originó colocarse el ojo cibernético

A la temprana edad de los seis años, Brian Stanley sufrió la pérdida de su ojo a raíz de un retinoblastoma, que genera células cancerosas en los tejidos de la retina.

“Llevo un ojo postizo desde entonces. En 2017 comencé a usar prótesis de titanio y desde hace dos años empecé a ponerles luces”, explicó este hombre sobre su original forma de reemplazar su ojo.

Lo cierto es que esta inusual tecnología, según explica él mismo, no interfiere con la visual de su otro ojo, dado que su nariz y la cavidad natural de su cara lo protegen de la luz.

La prótesis está formada de titanio, y Brian explica que “es la mitad de mi potencia máxima”. A lo que agrega: “La seguridad es primordial, con el tiempo llegaré a la máxima potencia”.

Incluso también pudo experimentar utilizando distintos tipos de colores y para Noche de Brujas, se incorporó una prótesis con forma de calabaza.