En búsqueda de respuestas, los gastronómicos de Tandil decidieron abrir sus puertas el pasado 9 de junio hasta las 23 horas, aunque el resultado no fue el esperado. Es que al menos cinco de ellos fueron infraccionados durante el cierre de la jornada.

//Mirá también: Gastronómicos reabrieron sus puertas a pesar de las restricciones

Con protocolos y cuidados sanitarios, los dueños de comercios que venden comida y bebidas se manifestaron de manera pacífica, y la medida de fuerza fue acompañada por muchos tandilenses que salieron de sus casas para apoyar al sector que está en crisis.

Bares y restaurantes de la ciudad de TandilJOSE HERNANDEZ | Jose Hernandez

A pesar de esto, efectivos policiales de la comisaría N°1 y miembros de Inspección General multaron a algunos comerciantes por no cumplir la ordenanza municipal N°17079/21. Fuentes policiales precisaron que al menos cinco negocios fueron infraccionados.

Uno de ellos fue una pizzería ubicada en calle Rodríguez 600 dónde había aproximadamente 12 personas. Otro de los multados fue el propietario de un local comercial de expendio de comidas y bebidas en calle San Martin 500 donde había 30 personas.

//Mirá también: “Nos están empujando a la desaparición”

Por otra parte, infraccionaron a otro restaurante ubicado en calle 9 de julio al 500 y donde las fuerzas de seguridad advirtieron que habían aproximadamente 3 personas en el interior y 6 en el patio cerrado. A su vez, multaron al titular de otro local comercial de expendio de comidas y bebidas en cercanías a 9 de julio y Pinto, dónde habían 5 personas.

Efectivos policiales advirtieron que quien intervendrá será el Juzgado de Faltas de Tandil.