A pesar de las restricciones que rigen en la Fase 2 durante la pandemia de coronavirus, los gastronómicos de Tandil decidieron reabrir sus puertas con el objetivo de evitar cierres masivos. La medida de fuerza será de 7 a 23 horas y trabajarán con el 30% de aforo en el interior de los comercios a pesar de no estar permitido.

//Mirá también: Gastronómicos azuleños abren sus puertas a pesar de las restricciones de la Fase 2

Es por eso que durante la jornada decidieron abrir sus puertas aproximadamente 50 locales gastronómicos que, a modo de protesta, optaron por trabajar en el interior de sus locales. “No tenemos muchas más posibilidades de aguantar sin ingresos. Es por eso que decidimos aplicar las medidas de Fase 3, con aforo en el interior y los cuidados correspondientes”, enfatizó Bruno Cerone, miembro de la Asociación de Hoteles y Restaurantes de Tandil.

Este miércoles volverán a trabajar en el interior de los restaurantesJOSE HERNANDEZ | Jose Hernandez

Desde el sector tomaron la iniciativa ya que consideran que la situación del rubro es límite, es por eso de que a pesar de estar autorizados a vender comida y bebidas desde las 06:00 hasta las 19:00 horas (están habilitados a realizar atención al aire libre durante ese horario), y poder trabajar bajo la modalidad de take away o delivery hasta las 20:00 horas, advierten que esto no alcanza.

Otro de los que alzó la voz fue Franco Cabrera, referente y titular del restaurante El Criollo: “Abriremos hasta que haya novedades con respecto a la situación. Tenemos temor a multas pero nos vamos a defender hasta las últimas consecuencias”. Si bien desde el sector manifestaron su temor por futuras represalias, decidieron abrir de todos modos ya que confiesan que la situación es límite.

//Mirá también: “Nos están empujando a la desaparición”

Vía Tandil habló con funcionarios del Municipio de Tandil pero prefirieron no emitir opinión hasta tener la respuesta oficial del gobierno de la provincia de Buenos Aires.

Días atrás, desde la Asociación de Hoteles Restaurantes, Bares, Confiterías y Afines de Tandil viralizaron un duro comunicado en donde pedían por la reapertura de los comercios para evitar el cierre masivo de este tipo de negocios. “Nos están empujando a la desaparición”, habían advertido a través de la carta.

La situación es compleja no sólo a nivel local sino también a nivel nacional. Según la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (Fehgra) dio a conocer este jueves un informe a través de la consultora Invecq que advierte que quebraron 11.800 hoteles y restaurantes desde que comenzó la pandemia.