El balneario natural de Vela en Tandil invita a una escapada de verano

En el lugar está permitido acampar de forma libre y gratuita, y disfrutar de esta manera del contacto absoluto con la naturaleza.

A solo 50 kilómetros de Tandil, el balneario natural de María Ignacia Vela es una opción familiar y económica para disfrutar de la naturaleza en verano. Con acceso público y gratuito, el balneario permite bañarse en aguas que corren entre las piedras y desembocan en un gran piletón, también de libre ingreso.

El espacio está rodeado de árboles e inmensas rocas, y cuenta con parrillas, mesas ubicadas cerca del agua para sentarse a tomar mate, sombrillas y un gran parque con juegos. Además, en el lugar está permitido acampar de forma libre y gratuita, y disfrutar de esta manera del contacto absoluto con la naturaleza.

El balneario se encuentra ubicado en el camino que une las localidades de María Ignacia Vela con Gardey, a 50 kilómetros de Tandil, y se puede llegar por la ruta 226 desde Tandil hacia Azul, tomando el acceso a Gardey, o a través de la ruta 74. Otra buena opción para aliviar el calor del verano, consiste en pasar la tarde en el complejo El Prado Español, que tiene dos piletas, una para adultos y otra para chicos, y está abierto de martes a domingo de 14 a 19 horas, con entrada gratis.

Por otra parte, este pueblo que inspiró varias obras del escritor Osvaldo Soriano, ofrece recorridos históricos y culturales, como la estación ferroviaria de 1885, el Museo Histórico y de Ciencias Naturales, el Museo al aire libre de Maquinarias Agrícolas, además de diferentes actividades de turismo rural.

Para continuar conociendo esta zona cercana a Tandil, a unos 15 km de María Ignacia Vela, por calle de tierra, se encuentra un pueblo vecino llamado Gardey, en el que se puede acceder de igual modo a una pileta pública y diferentes propuestas gastronómicas y de alojamiento.

Temas Relacionados