No fue una buena noche para Quimsa. En el tercer juego de la serie de la final de la Liga Nacional, el conjunto santiagueño perdió con San Lorenzo por un contundente 89 a 66 y el jueves deberá ganar para forzar el quinto partido de la definición del campeonato.

San Lorenzo construyó una diferencia irremontable durante una primera mitad que rozó la perfección. Fue una tarea brillante en ambos costados de la cancha, implacable en ataque e inexpugnable en defensa.

Quimsa, incapaz de correr en transición ante una ofensiva rival prácticamente infalible, evidenciaba serios problemas para descifrar el enigma Ciclón en ataques estacionados. Kevin Hernández había conseguido domar a Ismael Romero mientras Aguirre y Fjellerup rotaban en la marca de Brandon Robinson. Iván Gramajo, titular obligado ante la lesión de Mauro Cosolito, fue el único ladero de Robinson durante un inicio en el que Quimsa estuvo durante tres minutos sin anotar en el arranque del segundo cuarto.

El jueves será la oportunidad para los dirigidos por Sebastián González de cambiar la situación y llevar la definición al quinto juego.