Luego de que se diera a conocer el caso de Abigail Jiménez, la niña de 12 años con cáncer, quien hace una semana debió volver a Santiago del Estero desde Tucumán en brazos de su padre, ya que un control policial no los dejaba ingresar a la provincia.

La menos había sido trasladada a Buenos Aires para tener una segunda opinión con relación a su enfermedad en el hospital Austral.

Durante la noche del miércoles, la pequeña regresó a Santiago del Estero, directamente a la ciudad de Las Termas de Río Hondo, donde vive con su familia.

En el parte médico del Hospital Universitario Austral, indicaron que los estudios realizados “evidencian progresión de enfermedad local y sistémica, no presentándose oportunidad de ofrecer un tratamiento con objetivos curativos”, por lo que se propuso un “cuidado integral”, en su domicilio.

“Compartimos el deseo de la niña y su familia de estar en su casa, mientras sea posible, con sus afectos”, dijeron.

“Entre los derechos de los niños con cáncer se encuentran recibir tratamiento y cuidado de calidad, una nutrición adecuada, alivio del dolor y sus síntomas, contención emocional, educación y la posibilidad de jugar y seguir siendo niños”, apuntaron los especialistas.

“Desde el Hospital Universitario Austral procuraremos, en conjunto con los equipos tratantes vigentes, ayudar a que Abigail pueda acceder a ellos y mantener abierta la comunicación con el equipo profesional en su lugar de origen”, cerró el comunicado.

“Abigail llegó bien con la atención que recibió en el Cepsi y en Buenos Aires recuperó su estado de ánimo y está con un mejor semblante. Ahora tenemos que acompañarla en la continuidad de su tratamiento en Tucumán”, dijo Carmen Jiménez, mamá de Abigail, a El Liberal.