40 personas fueron demoradas, entre ellos 23 menores. Ocurrió en Añatuya.


Una insólita situación ocurrió la localidad de Añatuya, donde se produjo un festejo de un cumpleaños de quince en plena cuarentena y a sólo 100 metros de la comisaría. Los efectivos se percataron del evento social que violaba la cuarentena obligatoria, fueron al lugar y 40 personas resultaron demoradas, entre ellas 23 menores.

Durante el mediodía del miércoles, se realizó una fiesta de 15, celebrada a una cuadra de la Comisaría del Menor y la Mujer Nº 4 de Añatuya, General Taboada, violando el aislamiento social preventivo y obligatorio dispuesto por el gobierno nacional para mitigar la pandemia de coronavirus.

El evento social se llevó a cabo en una vivienda de avenida General Paz casi Wocffy, distante 100 metros de la Comisaría del Menor, ubicada en avenida General Paz y Barraza, en el Bº Juan XXIII.

La presencia de varios adolescentes por la zona, llamó la atención de los efectivos policiales, que arribaron al lugar a indagar la situación, golpearon y la dueña de casa les informó: “Los chicos están de fiesta de quince”.

las autoridades pidieron parar la música y dirigieron a todos los presentes a la comisaría. Los menores, luego de ser identificados, sus padres arribaron a la policía, fueron informados y asumieron la responsabilidad de sus hijos.

El cuadro fue opuesto para los cuatro adultos, imputados y aprehendidos por la fiscal Florencia Garzón. Les atribuyó “violación al decreto 260/20” y, además, ordenó que se les labrara acta de infracción al “decreto 580/20 (artículos 1,4,y 5)”, y que las mismas queden en depósito de la Comisaría Comunitaria Nº 41.




Comentarios