Este viernes, el gobernador de La Pampa, Sergio Ziliotto, sostuvo que la postergación de las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO), de agosto a setiembre, sería una “opción a analizar”, en función de la complejidad que exige gestionar la pandemia del coronavirus y las elecciones al mismo tiempo.

El presidente Alberto Fernández analizó el tema este jueves junto al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, el ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y el jefe del bloque del oficialismo, Máximo Kirchner. En esa reunión, analizaron reformar por única vez el calendario electoral de este año, aplazando las PASO del segundo domingo de agosto, tal como está previsto, al último domingo de septiembre, y la elección general pasaría del cuarto domingo de octubre al mes de noviembre.

El presidente Fernández saludando a Máximo Kirchner frente a Sergio Massa (Análisis Digital)

Cuanto más tiempo tengamos, bienvenido sea, porque uno tiene que planificar, aunque con este virus se puede planificar muy poco”, manifestó Ziliotto en declaraciones a la radio Futurock. “La decisión final se debe tomar a finales de abril y en ese tiempo debemos crear un grupo de trabajo en el Congreso, con un monitoreo del Gobierno nacional, para ir analizando la situación sanitaria y su vinculación con las elecciones”, afirmó.

Cuando en diciembre se reunieron los gobernadores con el presidente para firmar el Consenso Fiscal 2020, Ziliotto coincidió con otros mandatarios en el pedido de suspender las PASO. Ahora dijo “sigo pensando lo mismo. Quienes estamos en la trinchera tomando decisiones de gestión en el presente sin saber cuál va a ser el estado de situación sanitario del país en los próximos meses, planteamos que es muy difícil convivir con ambas, la obligación de gestionar en pandemia y tener elecciones”.

“No sabemos cuál será el nivel de contagios a mediados de año cuando sean las elecciones primarias y vamos a estar en pleno proceso de vacunación, más ahora que se retrasó la campaña, y eso nos genera incertidumbre. En un contexto donde las PASO pueden obviarse, también se puede analizar postergarlas porque esto no significaría cercenar el derecho al voto de la gente, sino que la fecha de las elecciones se retrasaría porque hay un contexto complejo sanitario debido a la pandemia”, expresó el funcionario pampeano.

Por último, consideró que la decisión de la suspensión “tiene que ser un gran acuerdo político despojado de intereses y de las conveniencias sectoriales que benefician a uno o a otro. Esto debe ser un acuerdo general porque es un tema coyuntural y necesario porque se debe tener en cuenta en qué contexto se pueden llevar a cabo las PASO. La palabra que resume la situación es incertidumbre. Al igual que pasa en el mundo, nadie sabe cómo nos va a afectar la llegada del invierno y con cuántos ciudadanos vacunados vamos a llegar al momento de las elecciones”, concluyó Ziliotto.