Este miércoles, el gobernador de La Pampa, Sergio Ziliotto, dijo públicamente que apoya la restricción a las exportaciones de carne por 30 días dispuesta por el presidente Alberto Fernández, ya que es una “medida necesaria” para “regular el precio”.

“¿Si la inflación es del 46%, por qué la carne subió el 65%?”, se preguntó, agregando que es necesario “hacer un sinceramiento de la cadena de valor” para la gente pueda “acceder a la carne a valores más económicos”.

Por otro lado, el presidente de la Asociación Agrícola Ganadera de La Pampa, Marcelo Rodríguez, expresó en declaraciones a El Diario que “el Gobierno vuelve a repetir los mismos errores de antes. Mientras no solucionen el tema de la inflación no creo que solucionen los precios de la carne. Esto ya lo vivimos y lo único que hizo fue que a nivel nacional se perdieran 11 millones de cabezas de ganado y a nivel provincial perdimos un millón del stock ganadero”, aseguró.

Marcelo Rodríguez (La Arena)

“Nos sorprendió la medida. Estamos muy preocupados. Carnes Pampeanas paró la faena, están suspendiendo remates. Se ha frenado la comercialización de carne”, dijo Rodríguez, quien manifestó que los productores pampeanos se sumarán al “lock out” anunciado por las entidades rurales del país para un cese de comercialización desde el jueves de esta semana hasta el viernes de la próxima.

“En La Pampa nos sumamos porque los frigoríficos han parado la faena ya que no saben cómo va a seguir. No nos queda otra que acatar porque no podemos enviar hacienda porque no vamos a tener valores”, advirtiendo que si el Gobierno, además de prohibir las exportaciones de carne, sube las retenciones, podría haber un conflicto como el del año 2008 con la resolución 125, cuando hubo cortes de rutas y desabastecimiento de productos alimenticios.

En el mismo sentido, el presidente de la Unión Cívica Radical de la provincia, Julio Pechín, cuestionó este martes en un comunicado la decisión del presidente Fernández y le pidió al gobernador Ziliotto que se pusiera al frente del reclamo para “defender las fuentes de empleo y la economía” de nuestra provincia, lo que el primer mandatario no solo no hizo sino que apoyó la medida del Gobierno nacional.

Julio Pechín (El Diario)

Cerrar las exportaciones, con todo el esfuerzo que cuesta generar un mercado externo, como ya está probado, lo único que acarreará será un mayor desempleo. En nuestra provincia, la industria cárnica tiene más de 2.000 empleos directos y la cadena de producción ganadera en su conjunto constituye la segunda fuente de empleo, luego del público”, sostuvo Pechín.

Antes de las declaraciones públicas de Ziliotto en torno al tema, también los dirigentes locales del partido “Nos” encabezado por Juan José Gómez Centurión, advirtieron que con esta medida “quedarán en la calle miles de trabajadores de los frigoríficos, camioneros, empleados rurales, veterinarios, etc, argentinos que van a necesitar un plan para subsistir”. La medida “va a empobrecer a todos los productores y empresarios de la carne; más pobreza, más planes, más argentinos dependientes del subsidio de la política”, expresaron.

Le exigimos al gobernador de la provincia de La Pampa que rechace, como lo hicieron su colegas de Santa Fe y Córdoba, esta medida absurda del Gobierno nacional que tanto daño hace a la economía provincial, y que defienda a las familias rurales y a los productores pampeanos”, puntualizaron.