El pasado sábado, en horas de la madrugada, la policía se hizo presente en un domicilio de la zona norte de Eduardo Castex, tras ser alertados por una llamada telefónica anónima, e identificaron a unas cinco personas que salieron a la vereda, a las que les iniciaron una causa judicial por infracción al artículo 205 del Código Penal.

Pero en el interior de la vivienda estaba también la jueza de Faltas del municipio, Evangelina Ramis, situación que fue confirmada por la propia protagonista al medio local Radio Don, junto a otras 10 o 15 personas, según algunas versiones.

“En esta reunión fueron notificadas cinco personas”, dijo el jefe de la comisaría departamental de Eduardo Castex, Juan Marcelo Bustos Paulino, a La Arena, agregando que anteriormente “ya habían violado el decreto presidencial de las restricciones para evitar la propagación del coronavirus”.

La intendenta Mónica Curutchet (Impacto Castex)

La noticia de la presencia de la jueza de Faltas en el encuentro ilegal desató un escándalo político en la localidad y trascendió que el mismo domingo Ramis se reunió con la intendenta, Mónica Curutchet, para presentarle la renuncia al cargo que, según fuentes cercanas a la intendenta, fue aceptada en forma inmediata.

“Los funcionarios no podemos transgredir las leyes y menos quien se encarga de hacer cumplir las normativas y debe sancionar las infracciones de los vecinos”, habría dicho textualmente Curutchet, quien se comunicó con algunos concejales oficialistas para disponer rápidamente un reemplazo en la repartición municipal, que deberán evaluar en el Concejo Deliberante una terna de postulantes enviados por el Ejecutivo.