En una medida que marca un gran paso adelante en la flexibilización de la cuarentena, el Gobierno de La Pampa habilitó la realización de eventos públicos y privados en espacios cerrados y al aire libre, lo que permite, con limitaciones, la vuelta de la concurrencia de público a los espectáculos culturales y de entretenimiento.

La novedad fue anunciada en un comunicado oficial donde se destaca que se elaboraron rigurosos protocolos sanitarios epidemiológicos que prevén horarios, cantidad de personas posibles según la locación donde se realice el evento y normas de seguridad e higiene especialmente establecidas en función de la pandemia del Covid-19.

Los eventos permitidos que esta disposición abarca podrán realizarse todos los días entre las 7 de la mañana y la 1 de la madrugada, teniendo en cuenta las medidas generales de prevención y de higiene para personas y espacios, que prevén el uso continuo de elementos de protección, salvo en el momento de la ingesta de alimentos.

Dentro de estas medidas de cuidado, todos los trabajadores deberán usar máscara o cubre nariz, boca y mentón, quedando prohibidas tanto la circulación de personas como bailar y el servicio de atención y consumo en barras.

Por otra parte, se aclara en el parte que para cada evento, sea en espacios cerrados o al aire libre, se necesitará la correspondiente autorización municipal, donde cada municipalidad o comisión de fomento será la responsable del cumplimiento de las medidas establecidas, así como las que se dicten en su consecuencia, y donde la Provincia ejercerá control de manera concomitante.

Para los salones, está permitida la permanencia de hasta el 50% de la capacidad total habilitada (máximo 200 personas). Los asistentes deberán permanecer sentados con una distancia mínima de 3 metros entre mesa y mesa (máximo de 6 personas por mesa). Deberá respetarse un distanciamiento entre personas de una misma mesa de 1,5 metros (preferentemente la mesa deberá estar ocupada por el grupo conviviente). Si solo hay sillas, deberán guardar una distancia mínima de 1,5 metros entre ellas y 2 metros entre cada fila de sillas.

La sala de la Asociación Trabajadores del Teatro Pampeano será una de las beneficiadas con la habilitación (Radio Kermés)

Al aire libre se habilitará un máximo de 400 personas, que deberán permanecer sentadas guardando una distancia mínima de 2 metros entre mesa y mesa, con un máximo de 10 asistentes por mesa. El distanciamiento entre personas de una misma mesa deberá ser de 1,5 metros, recomendándose que sean ocupadas preferentemente por grupos convivientes. Si solo hay sillas, distancia mínima de 1,5 metros entre ellas y 2 metros entre cada fila de sillas. Tendrán que habilitarse 2 baños por cada 100 personas. Asimismo, deberá disponerse de espacio y elementos para el lavado de manos.

En caso de que para el ingreso al evento se requiera contar con entrada, gratuita u onerosa, deberán ser adquiridas con antelación a la función. Además, se establece que el servicio de gastronomía deberá ser prestado en la mesa y la atención deberá ser realizada por una única persona por mesa, mientras que los stands de venta de comida deberán estar distanciados entre si por una distancia mínima de 3 metros.

Según lo dispuesto, se permitirán eventos culturales como teatro, shows culturales infantiles, artes escénicas, coros y otras actividades asimilables, en espacios cerrados, pero los shows musicales en vivo con bandas, solistas o karaoke, entre otros, y la reproducción de música que exceda el límite máximo de 80 decibeles de sonoridad queda admitida solo al aire libre.

En ese caso, los integrantes de las bandas deberán mantener una distancia mínima de 2 metros sobre el escenario, y entre el artista y el público deberá existir una distancia mínima de 5 metros, en tanto que no se compartirán micrófonos ni instrumentos y no se podrá hacer participar a los invitados en el escenario de actuación durante la presentación.

Aún así y teniendo en cuenta la cantidad de restricciones y limitaciones impuestas para el desarrollo de estas actividades, no deja de ser una gran noticia la habilitación de este tipo de eventos y espectáculos, que le darán una nueva vida a estas actividades postergadas y que, seguramente, pasarán a formar parte de la llamada “nueva normalidad”.