La gente de la zona asegura que no hay ningún truco y no pueden explicar el motivo del movimiento.


Un tanque de agua ubicado en un campo entre las localidades de Anguil y Uriburu, a unos 30 kilómetros de Santa Rosa, se ha convertido en protagonista de una situación inquietante y, hasta ahora, sin explicación.

Es que el agua contenida se balancea de un lado a otro produciendo un leve oleaje que sorprende a la gente del lugar porque se da en situaciones donde no hay viento u otra posible causante de la oscilación.

Un trabajador del lugar, que ha verificado la ocurrencia del fenómeno en mas de una oportunidad, asegura que “se observa generalmente de madrugada o a la mañana, muy temprano”.

El tanque tiene unos 8 metros de diámetro y 3 de profundidad, está ubicado en el establecimiento San Juan, próximo a la localidad de Anguil, y los observadores no encuentran explicación de los extraños sucesos.






Comentarios