Una importante pérdida en el Acueducto Villa Ana dejó sin agua durante varios días a localidades del norte santafesino, algunas de las cuales hace dos semanas que no cuentan con el vital elemento. Personal de Aguas Santafesinas encontró la falla y se encuentra trabajando para normalizar el abastecimiento.

La pérdida que dejó sin agua sobre todo a las localidades de Intiyaco y Garabato fue localizada en la válvula 81, entre Los Tábanos y Golondrina, a 80 metros de la Ruta Provincial 3. Se trata de una fuga importante en una zona anegada y alejada de poblaciones que pueda servir de base para las cuadrillas de trabajo.

Las tareas de supresión de una fuga importante deben efectuarse en una zona anegada por lluvias y alejada de poblaciones que puedan servir de base para las cuadrillas de reparación. En esta oportunidad, el desafío fue importante al tener que desplegar personal operativo para recorrer casi la mitad de los 150 kilómetros de extensión en la derivación hacia el sur del acueducto.

La cañería dispone en su traza de grandes válvulas sobre terrenos rurales paralelos a la ruta provincial N° 3, que en buena medida están inundados producto de su topografía y las lluvias registradas a comienzos de la semana anterior.

Luego del rastrillaje en busca de la fuga -a cargo de técnicos y personal operativo que se trasladó desde Reconquista- se ubicó el inconveniente en una de las válvulas del conducto entre las localidades de Los Tábanos y Golondrina.

Desde la Provincia informaron que el personal se adentró los más de 80 metros que separan este dispositivo del camino, sorteando las dificultades del terreno para acceder a la cámara de la válvula y tras su desagote se reparó la válvula en falla. Pero luego surgió otro inconveniente en otra válvula a la altura de Golondrina y tras evaluar la situación se decidió extraerla y reemplazarla por un tramo de conducto en el transcurso de la presente jornada en función de las condiciones climáticas imperantes.

Tras trabajar largas horas, estimaron que en las próximas horas estaría solucionado el conflicto. Mientras tanto, señalaron que atienden a la población con camiones cisterna, sin embargo algunos vecinos respondieron que el agua que proveen estos es totalmente insuficiente. “Desde el 8 de noviembre estamos sin agua, llovió el domingo 14 y el martes 16. Pero cuando la situación era normal, igualmente el agua nos alcanzaba para dos horas”, manifestó uno de ellos.