A partir de una serie de reclamos por cambios en el sabor, la consistencia y el olor del agua, el Ente Regulador de Servicios Sanitarios (Enress) abrió un proceso sancionatorio por contaminación en Santa Fe. En las muestras que tomaron para analizar la situación detectaron una sustancia que suele utilizarse en el proceso de potabilización.

//Mirá también: Se profundiza la bajante del río Paraná y piden cuidar al máximo el uso del agua

El organismo de control informó que la investigación comenzó el mes anterior y los estudios confirmaron la presencia de policloruro de aluminio. Ante este incumplimiento en las condiciones del servicio, resta establecer si se trata de un episodio “de carácter doloso o culposo”.

La sustancia fue hallada en viviendas cercanas a la planta de Aguas Santafesinas SA (Assa) en la capital provincial. Los encargados de analizar la situación indicaron que no hay antecedentes de un caso similar, por lo que intervinieron para eliminar la causa de los inconvenientes.

//Mirá también: Dictan 90 días de prisión preventiva al delincuente que se robó medidores de agua

La denuncia sobre contaminación en el suministro de la empresa fue presentada ante el Enress por una usuaria de la ciudad de Santa Fe. Uno de los directores del organismo, Oscar Pintos, le confirmó a LT9 que hubo “un vuelco de policloruro de aluminio”, según informó la prestadora.

El funcionario añadió que “la situación ha mejorado” desde que tomaron las muestras en domicilios de vecinos. Sin embargo, el proceso para dictar sanciones seguirá su marcha hasta esclarecer lo ocurrido.